Mi novio me pidió matrimonio y se arrepintió: qué puedo hacer

Te ofrecemos 5 consejos para afrontar con calma y sabiduría el escenario de que tu novio te pida matrimonio y luego se arrepienta. Y recuerda algo valioso: es mil veces mejor que sus dudas hayan ocurrido antes de casarte

Mi novio me pidió matrimonio y se arrepintió

Aunque es una situación que causa tristeza y frustración, lo mejor es que manejes con calmas las dudas de tu novio respecto al matrimonio. Crédito: Shutterstock

“Amanda” está atravesando por una situación que la tiene notablemente desconcertada: su novio “Richard” le pidió matrimonio hace un par de meses, con una cena especial y la sorpresiva propuesta. Sin embargo, ahora el chico luce arrepentido, pues cada vez que ella habla sobre el tema lo esquiva y no muestra ninguna motivación.

Hay estudios que indican que cumplir más de 2 años de compromiso antes de casarte eleva el riesgo de divorcio, y lo mismo ocurre cuando el tiempo es muy corto. Pero tal parece que “Amanda” está viviendo una especie de separación preanunciada. La gran pregunta es… ¿qué podrías hacer en un escenario como ese?

5 consejos si tu novio te pidió matrimonio y se arrepintió

Encuentra calma antes de hablar

1

Que tu novio esquive todo lo referente a la boda y su planificación o que de plano manifieste una especie de arrepentimiento es un puñal directo al corazón.

Tristeza, rabia, incertidumbre y seguramente impotencia podrías estar sintiendo en este momento. Sin embargo, para poder afrontar una conversación clara sobre qué ha sucedido es fundamental que encuentres un poco de calma.

Quizás tu novio se ha confundido o alguno de sus impertinentes amigos soltó un comentario que lo tiene atemorizado. Esto significa que tal vez la situación no sean tan complicada de resolver. Ante todo, calma.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Pídele las razones y con sinceridad

2

Sin que suene como un interrogatorio, tan solo pregúntale qué es lo que está sintiendo. Pero lo más importante es que previo a la conversación le pidas que te hable con sinceridad y suéltale esta frase que no falla: “Nuestro matrimonio debe ser un motivo de celebración, no de dudas, tristeza ni agobio. Si no te sientes preparado, lo comprenderé”.

Estas palabras son estratégicas para que se motive a hablar y libere lo que siente o piensa. Luego de escuchar sus razones, la decisión queda en tus manos.

No lo agobies

3

Lanzarle un “tenemos que hablar”, caerle a preguntas capciosas como “¿ya no me amas?” o “¿hay alguien más?” tan solo van a agobiarlo y terminará evitando la conversación. Recuerda que estás buscando una respuesta y para obtenerla debes transmitir calma. Ya después podrás expresarte como te salga, pero con una respuesta en mano.

¿Quizás fue muy pronto? Piénsalo…

4

Las cosas pasan por algo, ¿cierto? Y es mil veces mejor que se haya arrepentido antes de casarte, que luego de hacerlo. Imagina estar en un matrimonio que a los dos meses está repleto de dudas.

Quizás los dos puedan replantearse una fecha, mantener el noviazgo por un tiempo más y hacer todo con mayor claridad.

Si no está convencido, no insistas

5

Insistir en este punto no te conviene en lo absoluto, porque podrías espantar a tu novio, agobiarlo y en caso de que termine aceptando tal vez lo haga solo para darle fin a tus presiones.

Te puede interesar:

En esta nota

problemas de pareja

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain