Cuándo tomar terapia de pareja: estos 9 motivos indican que ya es momento de asistir

La psicóloga Alba Palazon Llecha, especialista en terapia de pareja, explica que un noviazgo o matrimonio no necesita esperar a una verdadera crisis en su relación para buscar la ayuda de un profesional

Terapia de pareja

A muchas parejas les produce vergüenza asistir a terapia y la propuesta de ir a un consultorio la consideran una falta de respeto. Crédito: Shutterstock

La terapia de pareja es un tratamiento clínico y de carácter psicológico que brinda soluciones e ideas a un noviazgo o matrimonio que atraviesa por problemas que dificultan la fluidez de la relación amorosa. Desafortunamente, este proceso ha sido estigmatizado, pues para algunos significa un extremo “innecesario”, a menos que estén al borde de una separación o divorcio.

Una gran mayoría de hombres (y mujeres) consideran la terapia de pareja como la intromisión de un especialista, una alternativa exagerada o una manera de buscar soluciones en el lugar indebido, es decir, fuera del hogar. A muchos les produce vergüenza y la propuesta de asistir al consultorio la ven como una crítica o hasta una falta de respeto.

La doctora Alba Palazon Llecha, un máster en Psicología General Sanitaria, colaboradora de PsicoDex y especializada en psicooncología, adicciones, terapia de pareja y disfunciones sexuales femeninas, explica que un noviazgo o matrimonio no necesita esperar a una verdadera crisis para buscar la ayuda de un experto.

De hecho, ante cualquier desacuerdo que se repita en más de dos o tres oportunidades, la pareja puede optar a una cita de psicoterapia y abordar el problema al que no encuentran solución.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

La psicóloga Alba Palazon indica que hasta las parejas más sólidas pueden asistir a terapia para revisar aquellos detalles o banderas rojas que podrían romper esa fortaleza que han construido. Allí es donde podría estar la diferencia entre las parejas felices y las que no se rinden.

9 motivos por los que debes considerar una terapia de pareja

Dificultades sexuales

1

Se basa en todos los problemas y desacuerdos que ocurran directamente en la cama: disfunción eréctil u otros inconvenientes fisiológicos, falta de apetito sexual, monotonía sexual y opiniones divididas en la frecuencia de las relaciones, lo que incluye adicción al sexo o falta de deseo hacia la pareja.

Monotonía

2

Cuando la pareja se sumerge en la rutina es complicado salir de ella. Ocurre generalmente por las responsabilidades laborales, como padres y en el hogar, lo que lleva a un descuido en el tiempo que se dedica a la pareja.

Si bien hay trucos para intentar solucionar este escenario, como el de la media copa de vino, lo más recomendable es asistir a terapia de pareja.

Problemas de comunicación

3

Son todos los inconvenientes que la pareja tenga para comunicarse y llegar a un acuerdo. La doctora Alba Palazon Llecha enumera los siguientes problemas:

– Discutir con frecuencia sin poder llegar a acuerdos

– Utilizar tonos de voz inadecuados, incluyendo gritos

– Violencia verbal y no verbal: insultos, críticas destructivas o comentarios sarcásticos que dañen la psicología de la pareja.

– Acumulación de problemas sin resolver

Infidelidad, celos y desconfianza

4

Aunque la mayoría de las parejas asisten a terapia solo cuando se produce la infidelidad, los celos y la desconfianza (antes o después de un engaño) también son dignos de recibir soluciones en un consultorio.

Desacuerdos en la educación de los hijos

5

Cuando un hijo inicia su etapa de educación, regularmente después de cumplir un año, la pareja puede entrar en desacuerdos sobre cómo debe hacerse.

En este caso la terapia de pareja es recomendable no solo para solventar un conflicto de pareja, sino también para evitar que el niño sea una víctima de las diferencias en su educación.

Mala relación con familiares de la pareja

6

En situaciones como la influencia de tu suegra en la relación con tu esposo, la terapia de pareja es pertinente para acabar con ese tipo de conflictos externos que impactan directamente en el amor y la confianza.

La convivencia con los suegros también es otro escenario que tiene hasta 12 consejos para no colapsar en el intento.

Desacuerdo con las tareas domésticas

7

Cuando los quehaceres del hogar no están equilibrados o se abandona la responsabilidad de las tareas domésticas por cumplir con el trabajo, la pareja atraviesa por un conflicto que podría resolverse positivamente en un consultorio.

Aquí es donde entra una deliciosa técnica que se llama “trabajo emocional”, que podría brindar frutos en la convivencia de pareja.

Problemas psicológicos

8

Son todas aquellas condiciones mentales y emocionales que afectan la relación amorosa. Aunque la terapia de pareja puede funcionar, la participación de otros psicólogos especializados también es pertinente.

Se aplica en depresiones, trastornos bipilares, trastornos de la personalidad, esquizofrenia y en las adicciones.

Dificultad ante enfermedades

9

Cuando alguno de los miembros de la pareja llega a sufrir una condición mental o física (accidentes, shocks emocionales, enfermedades), estos problemas médicos producen un “antes y después” en el funcionamiento de la pareja que requiere de terapia.

Te puede interesar:

En esta nota

problemas de pareja

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain