Amuletos de protección: 4 errores que cometes al utilizarlos y que te dejan expuesto a malas energías

Te contamos cuáles son los errores más comunes que puedes cometer al utilizar tus amuletos de protección, lo que reduce el poder esotérico del talismán y te deja en riesgo de absorber todo tipo de energías negativas

Los errores que puedes cometer al usar tus amuletos de protección

Los amuletos de protección como el ojo turco tienen una gran efectividad para combatir malas energías, pero también son sensibles a múltiples errores en su uso. Crédito: Shutterstock

Si bien los amuletos de protección son recursos esotéricos muy poderosos, también son sensibles a cualquier error, perdiendo su efectividad y dejándote expuesto a malas energías sin saberlo. Te contamos cuáles son las fallas más comunes que puedes cometer al utilizar un talismán destinado a protegerte, de modo que cumplas los pasos correctos al limpiarlo y activarlo.

4 errores que cometes al utilizar tus amuletos de protección y te dejan en peligro de malas energías

Recogerlos del suelo

1

¡Gravísimo error! Un amuleto de protección que está en el suelo significa que ya ha cumplido su misión esotérica, por lo que no debes tomarlo e intentar reutilizarlo. Además, es probable que en su abandono haya absorbido una cantidad de energías negativas que pueden llegar a ti, apenas lo guardes.

Lo mismo ocurre cuando un ojo turco se rompe, ya que seguramente bloqueó una mala energía tan pesada que le quebró.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

No limpiarlos

2

Cada amuleto de protección requiere obligatoriamente una limpieza energética, así lo hayas comprado en una tienda esotérica o te lo hayan regalado con la promesa de que está listo para utilizarse.

Lo más sano es que le limpies con los métodos más convenientes, le actives y le cargues, pues solo así estará listo para protegerte de energías negativas.

Presumirlos

3

Otro típico error al utilizar amuletos de protección. Es algo similar a contar o revelar a alguien un hechizo que hayas realizado, una de las razones por las cuales tus rituales de protección no funcionan, porque estarías “autosaboteando” la magia.

Cuando lleves un amuleto de protección, como el ojo turco o la piedra de turmalina negra contra la envidia, no lo presumas a otras personas, porque vas a debilitar su poder y tentarás malas intenciones en tu entorno. Esto no significa que debes llevarlos ocultos, pero tampoco los anuncies.

Destinarlos a otra intención

4

Un amuleto de protección está destinado a exclusivamente a eso: protegerte de malas energías. Algunos bloquean el mal de ojo, otros la envidia y la mala suerte, mientras que uno se encargan de evitarte pesadillas al dormir, como el atrapasueños.

Si un ojo turco se encarga de protegerte contra mal de ojo y otras brujerías, no es recomendable que lo utilices para atraer el amor o el dinero. En primer lugar, no funcionará, porque no es su destino esotérico, y en segundo, vas a confundir el movimiento energético, lo cual podría causar un efecto rebote o que el amuleto se rompa.

Para que evites cometer errores con tus amuletos de protección, es indispensable que investigues y te asesores con expertos en la materia. La idea es que cumplas el proceso de limpieza y activación correcto, de modo que el talismán cumpla a cabalidad la función de protegerte.

En esta nota

esoterismo

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain