Ojo turco: qué significa cuando se rompe y qué debo hacer

La tarotista Margori Alcalá, experta en talismanes y esoterismo, explica el significado de que un ojo turco se rompa. También aclaró qué debes hacer antes de ponértelo en caso de que se desprenda de ti, pero sin quebrarse

Qué debo hacer cuando se rompe el ojo turco

El ojo turco es un amuleto de protección poderoso, pero no implica que sea eterno y puede renovarse en cualquier momento. Crédito: Shutterstock

También llamado “nazar”, el ojo turco es un talismán que te protege de las malas energías. Una vez que aprendas cómo activarlo y cargarlo, el amuleto previene que los sentimientos de envidia o el mal de ojo operen contra tu estabilidad espiritual. Si bien es un objeto poderoso, no es eterno, por lo que en algún momento debiera romperse.

La tarotista Margori Alcalá, de origen latino y con más 1.5 millones de seguidores en TikTok (@SoyMargoreta), explica que el ojo turco estalla o se rompe “cuando ya cumple su función de protección”.

En este sentido señala que bajo ningún motivo debes volver a colocártelo, porque ya no posee energía protectora. “Cuando se rompe, negativo, lo tienes que botar, lo tienes que tirar a la basura porque ya cumplió su función”, reiteró la experta.

También aclaró que esto no aplica si el ojo turco se desprende, pero sin romperse. “Cuando se te sale, porque está mal enganchado o no lo amarraste bien en tu pulsera, allí te lo puedes volver a colocar”, afimó. Sin embargo, recomienda pasarle incienso antes de ponértelo de nuevo, de modo que puedas depurar cualquier energía que lo hizo salir de ti.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Cuando el ojo turco se rompe debes sustituirlo por uno nuevo

Es imperativo para renovar tu protección contra malas energías. Adquiere un nuevo ojo turco, límpialo, actívalo y cárgalo. También es conveniente que recuerdes en qué momento se quebró, es decir, dónde estabas o con quién, para detectar si estás rodéandote de energías negativas.

Tampoco debes esperar a que se rompa por completo, una sola rasgadura ya es suficiente para que te deshagas de él y busques uno nuevo. Esa sola raya en el amuleto puede debilitar su poder de protección, haciéndote más vulnerable contra hechizos, amarres de magia negra, mal de ojo y otras cargas negativas.

Cuando compres o te regalen otro ojo turco, recuerda que no debes colocártelo inmediatamente, porque así provenga de una persona de confianza o que guarda cariño hacia ti, el talismán podría estar repleto de malas energías.

Y jamás te pongas este tipo de amuletos ante la afirmación de que ya está activado para protegerte. Por más que sea alguien de buenas intenciones, no tienes certeza de los métodos que utilizó para limpiarlo, lo que te puede dejar en plena desventaja contra cualquier energía negativa.

El ojo turco es un objeto muy personal y no funciona de la misma forma para todos, por lo que es imprescindible que limpies y actives tus propios amuletos.

En esta nota

esoterismo

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain