5 claves para no sentir envidia por los demás

La científica del comportamiento Nuala Walsh explicó que si comprendes las raíces psicológicas de la envidia, puedes contener su impacto destructivo en tu vida y propone 5 estrategias para atenderla

no sentir envidia por los demás

La envidia es una distracción que afecta la capacidad de las personas para procesar información con la cabeza fría, esencial para tomar decisiones racionales. Crédito: Shutterstock

Si en algún momento te has cuestionado el hecho de cómo saber cuándo eres tú el problema, felicitaciones. Has dado el primer paso hacia la autoevaluación que te permitirá conocerte un poco mejor y hacerte una mejor persona. Si tu problema es la envidia, te decimos 5 claves para no sentirla por los demás.

Ese sentimiento de tristeza o enojo que experimenta la persona que no tiene o desearía tener para sí sola algo que otra persona posee, tiene un nombre: envidia y puede llegar a ser potencialmente dañino tanto para el que la siente como el que la recibe.

Es fácil observar y señalar los defectos o conductas que percibimos como tóxicas de los demás, pero algunos no se dan cuenta que en realidad son un reflejo de tus patrones de acción y pensamiento.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Tal como dice el proverbio inglés: “Cuando apuntas con el dedo, recuerda que tres dedos te señalan a ti”, en alusión al gesto de señalar y acusar a alguien con el dedo índice y el puño cerrado.

Previamente hemos escrito un artículo sobre las 4 señales de que eres una persona tóxica involuntariamente, de acuerdo con el coach e investigador en relaciones humanas y de pareja, Andrés Vernazza.

Si te has dado cuenta que deseas lo que los demás tienen, y esto puede tratarse desde cosas materiales hasta cosas inmateriales, la postura de la científica del comportamiento Nuala Walsh te puede resultar interesante.

Walsh indicó en su columna para Psychology Today que si comprendes las raíces psicológicas de la envidia, puedes contener su impacto destructivo en tu vida y tus decisiones.

La científica definió que la envidia es una distracción que afecta la capacidad de las personas para procesar información con la cabeza fría, esencial para tomar decisiones racionales.

Como la envidia parece mezquina, los gerentes a menudo tratan de ocultarla, al igual que los amigos en los grupos sociales. Pero se filtra y estar pretendiendo que “todo está bien” puede resultar agotador.

Por ello, basada en décadas de investigación científica, sugiere 5 estrategias para evitar que la envidia destruya tus decisiones y tu moral.

1. Sé agradecido/a. Reorientar tus pensamientos hacia la gratitud de lo que tienes, en lugar de la envidia de lo que no tienes, contribuye a aceptar el éxito de los demás y a que tu autoestima no se vea afectada.

2. Reduce comparaciones relativas. Tu único punto de comparación debes ser tú mismo. A la hora de compararte con los demás siempre habrá alguien que gane más, tenga más, sea más talentoso, pero eso no importa realmente.

3. Separa a la persona de lo que te incomoda de ella. Pregúntate si te molesta la persona en su totalidad o solo lo que tiene o lo que puede hacer. Hay una diferencia considerable.

4. Aplica distancia deliberada cuando sea oportuno. Se trata de evitar el objeto de la frustración, debido a que interactuar con la persona que envidias puede diluir la toxicidad y humanizarla más, algo que puede resultar contraproducente.

5. Revisa tu perspectiva: En el fondo sabes que nadie lo tiene todo. El consumo se potencia bajo estrategias de márketing que te distancias de quien eres para pretender que aspires a quien “quieres ser”.

También te puede interesar:

En esta nota

salud mental

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain