Infancia dolorosa: 5 rasgos que quedan en la personalidad

El doctor Seth J. Gillihan, psicólogo licenciado que se especializa en terapia cognitiva conductual consciente, explicó que crecer en circunstancias de una infancia dolorosa puede tener efectos que configuran tu personalidad

Infancia dolorosa personalidad

Entre las experiencias dolorosas en la infancia están: el abuso físico, sexual o emocional, descuido, divorcio o separación de los padres, entre otros. Crédito: Shutterstock

Las secuelas de una infancia dolorosa pueden llevarse a cuestas durante toda la vida. En específico hay 5 rasgos que quedan en la personalidad a causa de esto.

Entre las experiencias dolorosas en la infancia están: el abuso físico, sexual o emocional, descuido, divorcio o separación de los padres, el encarcelamiento de un padre, estar expuesto a violencia doméstica, abuso de sustancias o enfermedad mental grave de uno de los padres.

El doctor Seth J. Gillihan, psicólogo licenciado que se especializa en terapia cognitiva conductual consciente, explicó en su columna para Psychology Today que crecer en estas condiciones puede tener efectos que configuran tu personalidad.

1. Neuroticismo

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) la neurosis es una enfermedad funcional del sistema nervioso que se caracteriza por inestabilidad emocional.

Las manifestaciones clínicas de un neurótico son: alto grado de ansiedad generalizada, depresión, miedo, síntomas obsesivos compulsivos, hipersensibilidad, sentimientos de culpa, incidentes que generan fuerte alteración emocional, fobias.

2. Ira y agresividad

La adversidad infantil también predispone a una persona a ser de temperamento enojado, hostil y agresiva verbal o físicamente, señaló Gillihan. También pueden tender a actuar impulsivamente.

“Estos comportamientos pueden haber sido aprendidos al observarlos cuando era niño; también pueden haberse desarrollado como una medida de protección”, señaló.

3. Poca amabilidad

Es posible que a estas personas les resulte difícil cooperar con los demás, prefiriendo en cambio hacer las cosas solos. Estas tendencias pueden estar relacionadas con experimentar muchas emociones negativas, como irritabilidad e ira.

4. Orientación al éxito externo

Las experiencias traumáticas pueden conducir a la arrogancia y a una forma poco saludable de orgullo, tal vez para reforzar un sentimiento subyacente de insuficiencia o vulnerabilidad.

5. Bajo compromiso

Las personas pueden tener dificultades para encontrar un verdadero compromiso en la vida. Pueden carecer de un sentido claro de propósito y tener dificultades para encontrar actividades constructivas que les interesen y disfruten.

También te puede interesar:

En esta nota

salud mental

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain