Lady Di: 4 cualidades que la hicieron tan querida y atractiva, y que tú también puedes adoptar

A 25 años de su partida física, te compartimos cuáles fueron las cualidades que convirtieron a Lady Di en una de las mujeres más queridas y respetadas de la historia. Diana Spencer fue un ícono de la moda, un ejemplo a seguir, un símbolo de la feminidad

Las cualidades de Lady Di que tú también podrías adoptar

No importa por dónde caminase, Diana de Gales siempre estuvo rodeada de camarógrafos que admiraban su existencia. Crédito: Vincent Amalvy | Getty Images

Este 31 de agosto se cumplieron 25 años del fallecimiento de Diana de Gales, conocida mundialmente como Lady Di. Se trata de una de las mujeres más queridas y recordadas, no solo por su activismo, filantropía y belleza natural, sino por haber remecido la mayoría de los protocolos de la Realeza Británica.

Con el paso de los años, pese a su pésimo y polémico matrimonio con el príncipe Carlos, Lady Di se convirtió en una mujer respetada por el pueblo, en un ejemplo a seguir y en un ícono femenino que desafortunadamente se apagó en aquel accidente de 1997.

Y cualquier mujer podría pensar cuán lejos estaría de parecerse a Diana de Gales. Ciertamente, solo hubo una Lady Di, pero esto no significa que no puedas adoptar esas cualidades que la hicieron tan querida y atractiva. Te mostramos cuáles son esos atributos que también podrían estar en ti, sin necesidad de imitar.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Las 4 cualidades de Lady Di que tal vez todos quisiéramos tener

Su elegancia

1

Lady Di fue un ícono de la moda, indudablemente, pero recuerda que detrás de ella había un completo equipo de trabajadoras para que ella luciera fantástica.

Diana Spencer era hermosa con cualquier atuendo, no solo por los colores o el estilo, sino por cómo lo lucía: con soltura, picardía y feminidad.

Algunos seguidores de la Realeza Británica han querido comparar su elegancia con la de Kate Middleton, la esposa del príncipe William, primero hijo de Lady Di. Sin embargo, muchos están en desacuerdo de que pudiera tan solo acercarse a ella.

Su amor por los demás

2

Llegaron a llamarle “La princesa del pueblo”, debido a sus iniciativas activistas y su filantropía. En cualquier suelo que pisaba, un mar de gente la esperaba tan solo para saludarla, y ella se acercaba con una humildad impresionante.

En 1987, Lady Di tuvo un gesto que paralizó al mundo. Le dio la mano a un paciente infectado con VIH, en gesto de apoyo para lo que significaba la enfermedad en aquel entonces.

Atrevida y decidida

3

Si bien fue una mujer de vulnerables emociones, cuando nacieron William y Harry, Lady Di se volvió más atrevida y decidida. En una visita a la playa, para compartir con sus pequeños, Diana se acercó a un ‘paparazzi’ y amablemente le pidió que se retirara.

El momento quedó captado y está reflejado en los documentales de las plataformas de ‘streaming’.

Su graciosa belleza

4

Tan solo escuchar su voz y dialecto ya causaba gracia, atracción humana. Lady Di tenía una graciosa belleza que si bien nació con ella, tú también la puedes desarrollar. No se trata de los atributos faciales, como el color de ojos o la nariz perfilada, sino de cómo convertir la belleza en algo gracioso, que haga sonreír, y viceversa.

Tratar de imitar a Lady Di es prácticamente imposible, aunque la actuación de Emma Corrin en la serie The Crow, de Netflix, ya comienza a ser memorable y se espera más de ella en la quinta temporada. Ya son 25 años de su partida y miles la recuerdan como lo que fue… una princesa. Que en paz descanse.

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain