Las 3 frases que jamás debes usar al discutir con tu pareja y una de ellas puede acabar con todo

Te detallamos cuáles son las frases que podrían acabar con tu relación amorosa, al soltarlas sin cordura ni anestesia durante una discusión con tu pareja. Por más que estés alterado, haz lo posible por evitarlas

Frases que pueden acabar con tu relación en una discusión

Cuando se alteran los ánimos en una discusión de pareja, es muy probable que haya frases despectivas. Incluso, el solo hecho de alzar la voz o una mano dañaría la relación por completo. Crédito: Shutterstock

Una pareja tiene discusiones, punto, es algo humano y no tienes por qué meditar tanto en ello. Incluso, que nunca discutan podría ser un tanto peligroso para cualquier relación. El problema radica en que un desacuerdo altere las emociones, se salga de control, y se comiencen a pronunciar palabras hirientes. Y de hecho, hay tres frases que podrían acabar con todo en un instante.

3 frases que pueden acabar con tu relación de pareja durante una discusión

Las que llevan un "nunca"

1

El gran problema de utilizar la palabra “nunca” es que le transmites a tu pareja la ausencia de “algo” y que permanece en el tiempo. Por lo general, en una discusión no se suele medir el uso de frases aniquiladoras como “tú nunca me ayudas”, “nunca estás de acuerdo”, “nunca me complaces”, “nunca te importa lo que yo piense” y otra peor: “nunca cuento contigo”.

Si permites que la rabia del momento te haga incluir el “nunca” en esta serie de reclamos, le estás expresando a tu pareja que el problema no es ahora, sino que ha sido desde el inicio de la relación. Por más que lo dijeras de la boca para fuera, la frase ya ha creado un efecto y es necesario que emitas un perdón.

En caso de que realmente esa persona “nunca” te ayude o “nunca” esté de acuerdo, lo más conveniente es que acudas a terapia de pareja, porque hay una situación persistente de la que no has buscado una solución completa.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Las que llevan un "siempre"

2

Es una hermana gemela del “nunca”, pero que puede ser más sarcástica e hiriente. El “siempre” durante una discusión, atribuye un error que tu pareja estaría cometiendo múltiples ocasiones.

La sensación que transmite es que esa persona se equivoca reiteradamente en una determinada situación y no ha hecho absolutamente nada para corregirlo. Por ejemplo: “siempre haces lo mismo”, “claro, yo siempre tengo la culpa”, “no te puedo decir nada, porque siempre lloras” y otra más punzante: “siempre me tratas mal”.

El mortífero "estoy decepcionado(a)"

3

En una discusión de pareja pueden surgir muchas frases hirientes, como las dos anteriores o el famoso “todo tengo que hacerlo yo”. Sin embargo, la que podría acabar con tu relación es la mortífera “estoy decepcionado” o “estoy decepcionada”.

La razón es que estas palabras le transmiten a tu pareja que estarías dejando de amarle, que ya no sientes orgullo por quién es y que te arrepientes de haber formado una relación amorosa.

¿Es dramático? Sí, por supuesto, el drama es uno de los enemigos apocalípticos de la pareja, pero es una expresión muy atrevida que podría cambiar el curso de tu relación a corto plazo, impactando su futuro.

Si no quieres que estas frases nazcan en tus discusiones de pareja, es recomendable hacer dos cosas fundamentales. La primera es estabilizar los ánimos, en la medida de las posibilidades, y la segunda es que se comuniquen cuáles son las palabras que hacen daño, de modo que aprendan a discutir sin herirse con frases sueltas por las alteradas emociones.

En esta nota

problemas de pareja

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain