COVID: 4 razones para vacunar a tu hijo menor de 5 años sin temor a los efectos secundarios

El temor a los efectos secundario es la principal causa para que los padres se desmotiven en vacunar a sus hijos menores de 5 años. Con los datos y respaldos oficiales, te brindamos 4 razones para que cumplas con el proceso, en confianza y seguridad

vacunar a tu hijo menor de 5 años contra el COVID

Las reacciones a la vacuna contra el COVID19 ya son conocidas y no duran más de dos días en los niños menores de 5 años. Crédito: Shutterstock

Ahora que la vacunación contra el COVID-19 en niños menores de 5 años fue plenamente autorizada, los expertos en salud pública dan una batalla alterna: convencer a los padres de que los antídotos de Pfizer y Moderna son seguros y efectivos para sus hijos. A pesar de que los datos están publicados y detallados, el temor por los efectos secundarios continúa latente.

El doctor y pediatra Emanuel Walter Jr., director médico del Instituto de Vacunas Humanas de Duke, explicó hace algunos meses que los ensayos clínicos demostraron que los efectos secundarios más frecuentes son: fiebre, dolores de cabeza, dolores musculares y escalofríos.

“Por lo general son bastante leves en la mayoría de los casos y se resuelven en uno o dos días”, añadió.

En esa misma línea se pronunció recientemente el doctor Matthew Daley, miembro del comité de ACIP, investigador principal del Instituto de Investigación de la Salud, Kaiser Permanente Colorado en Aurora.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

El experto se dirigió a los padres de niños más pequeños y aseguró que todas las inquietudes han sido escuchadas. “Usted ha enfatizado que no cree que estas vacunas sean efectivas, pero les hemos entregado datos que muestran que sí lo son”, dijo.

Asimismo, insistió en que la fiebre, fatiga y la hinchazón en el brazo de la inyección son las reacciones más recurrentes. Además, los estudios también indicaron que los beneficios superan potencialmente a los riesgos.

Si aún no estás convencido de vacunar a tu hijo de 6 meses a 4 años, te dejamos otros cuatro argumentos para que te sientas motivo en cumplir con el proceso.

Las 4 razones para vacunar a tu hijo menor de 5 años

Los respaldos científicos

1

El viernes 17 de junio, luego que la FDA aprobara la vacunación en niños de 6 meses a 4 años, destacó: “el análisis sobre la seguridad, la eficacia y los datos de fabricación de estas vacunas fueron rigurosos y completos”.

“La agencia fue minuciosa en su evaluación de los datos”, reiteró el doctor Robert M. Califf, comisionado de la FDA.

En otro comunicado, la agencia destacó que la vacuna Moderna aseguró “cumple con éxito” en los niños menores de 5 años.

Por su parte, la compañía Pfizer aseguró que la dosis de refuerzo de su antídoto protege a los niños de la variante Ómicron hasta en uno 80%.

El COVID les hace perder oportunidades de aprendizaje

2

Según cifras que maneja la Academia Americana de Pediatría (AAP), al menos el 68% de los niños en edad preescolar se han infectado por el Coronavirus en Estados Unidos, desde que inició la pandemia.

Los expertos en salud pública han insistido en que los más pequeños sí pueden ser alcanzados por el virus, lo que les obliga a entrar en cuarentena o aislamiento, perdiendo oportunidades sociales y de aprendizaje.

Según un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las hospitalizaciones de niños fueron hasta 5 veces más altas durante la ola causada por Ómicron entre diciembre y enero.

El proceso de vacunación es ordenado y confiable

3

Al igual que en los procesos con adultos, adolescentes y niños de 5 a 11 años, el proceso para vacunar a los pequeños de 6 meses a 4 años se realizará bajo el formato de dosis, que ya es ampliamente conocido.

Cada inyección le será colocada con un intervalo de cuatro a ocho semanas. Pasadas ocho semanas más, se evaluará la necesidad de aplicar la dosis de refuerzo.

Le proteges de enfermedades graves

4

Si alguno de tus hijos tiene una afección de salud preexistente, como la diabetes o una enfermedad autoinmune, una infección por COVID-19 le dejaría en riesgo de complicaciones.

Si bien es cierto que cerca del 50% de los niños infectados, y hospitalizados, no presentaron estas condiciones de salud, los expertos advierten que las probabilidades aumentan ante un nuevo brote como el que causó Ómicron tras su aparición.

Con base en las razones anteriores, lo más importante es que hagas lo que crees conveniente para tus hijos pequeños. Cada uno de los datos está respaldado científicamente para la seguridad y tolerabilidad en la vacunación del niño, lo que es el mayor esfuerzo de confianza que pueden brindarte los expertos en salud pública. El resto queda en tus manos.

En esta nota

COVID

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain