7 cosas de la industria láctea que te harán aborrecer la leche de vaca: cómo sustituirla

Puede que hayas crecido con muchas ideas erradas sobre leche de vaca como alimento y su producción. Te decimos 7 verdades de esta industria que te harán aborrecer estos productos

industria láctea , leche de vaca

El mercado se ha llenado de sustitutos de origen vegetal con opciones de todos los tipos que son enriquecidas con vitaminas y minerales o no, que tienen más o menos proteína, más o menos grasa, mayor o menor textura, depende de los que estés buscando. Crédito: Shutterstock

Desde pequeños nos enseñan a consumir leche de vaca de manera “natural”, pero al momento de crecer puedes elegir seguir el patrón o comprender la realidad de la industria láctea y terminar por aborrecer sus productos.

El mercado se ha llenado de sustitutos de origen vegetal con opciones de todos los tipos que son enriquecidas con vitaminas y minerales o no, que tienen más o menos proteína, más o menos grasa, mayor o menor textura, depende de los que estés buscando.

Pocas veces nos ponemos a pensar que el consumo de leche es un poco como decirlo, ¿raro? Es decir, los humanos no beben la leche de su propia especie después de la lactancia materna, pero sí la de otras especies como vacas, terneras, búfalas, cabras, etc., un alimento que estaba destinado para sus crías.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

La industria láctea explota animales para producir alimentos, pero el marketing nos hace creer que todo está bien. Por eso te decimos 7 verdades sobre ella que te harán aborrecer la leche de vaca y sus derivados.

1- Casi el 70% de las personas son intolerantes a la lactosa

Muchas personas no saben que son intolerantes a la lactosa, un problema digestivo común en el que el cuerpo no puede digerirla y reacciona con flatulencias, diarrea, distensión estomacal, calambres y dolores estomacales, rugido del estómago, entre otros.

Algunas personas aún pueden beber un vaso pequeño de leche sin desencadenar ningún síntoma, mientras que otras ni siquiera pueden tomar leche en su té o café.

Lo que sí es seguro es que los síntomas tienden a empeorar con el pasar de los años.

De acuerdo con los datos de Medline Plus, alrededor del 65 % de la población humana tiene una capacidad reducida para digerir la lactosa más allá de la infancia, y el porcentaje aumenta del 70 al 100% para las personas de ascendencia asiática oriental.

2- Los lácteos son la fuente principal de grasas saturadas para los estadounidenses

La leche y otros productos lácteos derivados de ella son la fuente número uno de grasas saturadas en la dieta de los estadounidenses. Sobre todo el queso de la pizza que es de las preparaciones más consumidas en el país.

Los productos lácteos están asociados con muchos efectos negativos para la salud debido a observaciones previas relacionadas con su contenido de ácidos grasos saturados (SFA), lo que puede conducir a un aumento de los niveles de colesterol malo, y en consecuencia un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

3- La mayoría de los supuestos beneficios de la leche son del marketing

El gobierno de EE. UU. terminó con un excedente de leche después de la Primera Guerra Mundial y en lugar de asumir una pérdida, decidieron lanzar una campaña de marketing para convencer a los estadounidenses de que bebieran más leche. Es así como su consumo se consolidó en el país.

Los “beneficios de la leche” provienen del calcio, no de la leche. Los huesos y dientes sanos y fuertes se obtienen consumiendo calcio. De hecho, hay estudios que relacionan el consumo de lactosa con el debilitamiento óseo.

4- Los lácteos se han relacionado con mayor riesgo de algunos tipos de cáncer

Un estudio de la Universidad de Oxford sugirió que el consumo de productos lácteos, como la leche, el yogur y el queso predispone a enfermar de cáncer de hígado, de mama y linfoma.

Además, los hombres que consumen productos lácteos, especialmente leche de vaca, tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata, indicó un estudio Loma Linda University Medical Center.

Beber leche de vaca aumentaría hasta en un 80% el riesgo de contraer cáncer de mama, indicó un grupo de investigadores financiado por el Instituto Nacional del Cáncer y el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer del Reino Unido.

Los científicos intuyen que los estimulantes naturales que se encuentran en la leche de vaca promueven el crecimiento y la división celular, un mecanismo arquetípico del cáncer.

5- Puedes estar bebiendo leche de vacas enfermas

La industria láctea convierte a las vacas en máquinas productoras de leche, muchas de ellas desarrollan enfermedades e infecciones regularmente debido al uso excesivo crónico de sus cuerpos y ubres.

No es algo que tu veas directamente, pero de acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), 1 de cada 6 vacas lecheras en el país sufre de mastitis clínica.

Cuando una vaca tiene mastitis, aumenta el recuento de células somáticas en la leche, y muchas de esas células somáticas son células inmunitarias inflamatorias que forman pus llamadas neutrófilos.

Los datos del USDA nos aseguran que la taza promedio de leche producida en los EE. UU. no contendrá más de una gota de pus. Pero algunos estudios han demostrado que en realidad se puede saborear la diferencia entre el queso elaborado con vacas enfermas y el elaborado con vacas sanas.

6- Las vacas lecheras son un mito

“Las vacas lecheras” no existen, son un mito. Estos animales son constantemente inseminados artificialmente para tener crías y producir leche bajo cuestionables condiciones salubres.

Para lograr que las vacas sigan produciendo leche continuamente, las vacas son inseminadas artificialmente, por ello tienen que estar sujetas a un dispositivo que, según algunas personas, se llama “estante de violación” en la industria.

7- La industria láctea es perjudicial para el medio ambiente

De acuerdo con información de The World Wildlife Fund (WWF), “las vacas lecheras y su estiércol producen emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático”.

El manejo inadecuado de este estiércol puede contaminar aún más los recursos hídricos locales, razón por la cual la agricultura es la principal causa de contaminación del agua en los Estados Unidos.

Cómo sustituir la leche por alternativas vegetales

Cada vez el mercado se abastece de diferentes leches de origen vegetal. Lo primero es evaluar la tolerancia que tienes a los ingredientes de cada uno de los productos y qué tan a gusto te sientes consumiendo cada uno de ellos.

Ningún alimento es indispensable ni será la fuente única de las vitaminas y minerales que cada uno de ellos aporta.

Sigue leyendo:

En esta nota

alimentación vegana prevención de enfermedades

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain