¿Mal humor? 5 trucos rápidos para quitártelo

A través de varias técnicas, rápidas y respaldadas por especialistas, te enseñamos a quitarte el mal humor. Si notas que se hace muy frecuente, es recomendable que analices tus hábitos diarios y elimines aquellos que atentan contra tu tranquilidad

El mal humor es un estado de ánimo que te impide pensar con claridad, tomar buenas decisiones y compartir sanamente con los demás.

El mal humor es un estado de ánimo que te impide pensar con claridad, tomar buenas decisiones y compartir sanamente con los demás. Crédito: Shutterstock

Para que puedas hacerle frente al mal humor, lo primero es que comprendas su significado. Según la psicología, es un estado de ánimo donde predomina la irritabilidad y el enfado, pero eso no es lo importante. Lo fundamental es que identifiques la causa de esas emociones, pues solo así podrás enfrentarlas y superarlas.

En mitad de ese estado, es difícil hacer ese discernimiento emocional. Primero necesitas calmarte para luego encontrar los motivos de ese enojo. En caso de que sea tu pareja quien tiene mal humor, cada vez más repentino e inesperado, te explicamos qué deberías hacer.

Pero si se trata de ti, a través de algunas técnicas, rápidas y respaldadas por expertos, te enseñamos a eliminar el mal humor:

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

5 trucos rápidos para quitarte el mal humor

Haz un "suspiro fisiológico"

1

Probablemente, te han dicho que las respiraciones profundas son un “alivio inmediato” al estrés y mal humor. Sin embargo, es cierto que lo básico puede parecerte aburrido o poco efectivo.

El coach Gregory Sullivan, director del programa de maestría en liderazgo atlético y entrenamiento positivo, en la Universidad de Missouri, propone el “suspiro fisiológico”.

Esta técnica consiste en dos inhalaciones rápidas, seguidas de una exhalación prolongada. Además de variar el ejercicio tradicional, el experto afirma: “Lo que haces es eliminar el dióxido de carbono tu nuestro cuerpo y te hace sentir un poco más relajado”.

Por su parte, el profesor Andrew Huberman, especialista en neurobiología en la Stanford Medicine, acota que esa doble inhalación aumenta la capacidad de los pulmones para llenarse de aire, por lo que reduces mayor dióxido de carbono.

Y es que, según el experto, un alto dióxido de carbono es que lo activa la respuesta al estrés que sientes en tu cuerpo.

Cuenta hasta 10

2

Aunque te suene simple, esta técnica puede sorprenderte más de lo que imaginas. Cierra tus ojos, cuentas hasta 10 lentamente y verás como tu estado de ánimo mejora.

Lo ideal es que pronuncies o al menos tararees cada segundo, de modo que estimules el nervio vago para liberar la tensión o el estrés que te tiene de mal humor.

Practica el agradecimiento

3

Si sientes que el mal humor está queriendo arruinar tu día, un ejercicio que puede ayudarte es practicar el agradecimiento con cada cosa positiva que te ocurra.

No tiene que suceder algo extraordinario, sino que simplemente agradece: por tu hogar, por la comida de tu refrigerador, por ese amigo que te tiende la mano o por el simple hecho (pero importante) de estar sano.

“La más poderosa y útil de todas las emociones positivas es la gratitud: ser agradecido simplemente nos hace más felices”, aseguró el coach Gregory Sullivan.

Enfría tu cuerpo y mente

4

Si las respiraciones no están dando resultado, entonces actúa sobre la química de tu cuerpo, y en un sutil engaño, podrás sentir tranquilidad.

La profesora Ruth Ellingsen, asistente clínica en el departamento de psicología de la Universidad de Oregón, afirma que una compresa de hielo puede ser todo lo que necesitas.

“Si estás muy enojado… es literalmente enfriar tu cuerpo, así que toma una compresa de hielo y colócala en tu frente”, propuso.

Asimismo, reiteró que el enfriamiento físico provoca una sensación de relajación que va a mejorar tu humor.

Concéntrate en tus músculos

5

Otro ejercicio que puede darte resultados rápidos: relajación muscular a través de tensar y soltar.

De acuerdo a la profesora Ruth Ellingsen, el remedio consiste en tensar tus músculos (de tu mano o el brazo) y luego relajarlos. También funciona si elevas y bajas tus hombros.

Realmente, el truco no está en lo que haces con el músculo, sino en enfocar tu mente en ese músculo. “Eso puede engañar a su cuerpo para que se relaje”, aseguró la experta.

Si tu mal humor se hace muy frecuente, es recomendable que empieces a analizar tus hábitos diarios y eliminar aquellos que podrían estar originando ese negativo estado de ánimo. El contacto con la naturaleza y la terapia psicológicamente también son recursos que tienes a disposición.

La información contenida en este artículo es solo para fines educativos e informativos y no pretende ser un consejo médico o de salud. Siempre consulte a un médico u otro proveedor de salud calificado con respecto a cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica u objetivos de salud.

En esta nota

salud mental

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain