Morir de amor: científicos descubren que un “corazón roto” SÍ podría provocar la muerte

Un grupo de científicos relacionó los eventos vitales estresantes, como el desamor y el duelo, con dos moléculas que podrían causar una miocardiopatía llamada "síndrome del corazón roto"

Los impactos emocionales repentinos pueden producir el síndrome con síntomas similares al de un infarto. Foto: Freepik

Los impactos emocionales repentinos pueden producir el síndrome con síntomas similares al de un infarto. Foto: Freepik

Después que alcanzamos la edad adecuada, al menos una vez en la vida todos hemos atravesado por un episodio que nos deja el “corazón roto”. Y no siempre debe tratarse de una ruptura de pareja, ya que también incluye el duelo por la pérdida de un ser querido. Son momentos dolorosos, de profunda tristeza, donde perdemos la motivación y el rumbo, pero… ¿podríamos morir durante un despecho?

Pues un nuevo estudio reveló que sí es posible morir de amor. Los científicos descubrieron que los eventos vitales estresantes, como el desamor y el luto, aumentan el nivel de dos moléculas en las células del corazón, desarrollando el síndrome de takotsubo (STK), una miocardiopatía que también se conoce como “síndrome del corazón roto”.

Evidentemente la afección escapa de situaciones suicidas, por ejemplo a causa de una depresión “amorosa”, ya que sería una muerte inducida. El “síndrome del corazón roto” es una cuestión fisiológica que de acuerdo al Imperial College de Londres, su investigación muestra el camino para nuevas opciones de tratamiento.

¿Y cómo una persona puede morir de amor?

Cuando este síndrome se desarrolla los síntomas son similares a los de un ataque cardiaco (infarto), provocando dolores en el pecho y dificultad para respirar, produciendo el paro cardiorespiratorio, que al final es la causa de muerte.

Este tipo de miocardiopatía se produce cuando el músculo cardiaco se debilita repentinamente y la cavidad cardiaca izquierda cambia de forma, reseñó Daily Mail. Aunque anteriormente se desconocía por qué ocurría esto, los especialistas ahora lo asocian con las moléculas -16 y -26a, que actúan durante periodos estresantes para ocasionar el “síndrome del corazón roto”.

El estudio publicado en la revista Cardiovascular Research demostró que dichas moléculas estaban relacionadas con el estrés, la depresión y ansiedad. “Es una afección grave, pero ahora la forma en que se origina ha sido un misterio. No entendemos por qué algunas personas responden de esta manera a un impacto emocional repentino mientras que otras no”, dijo el doctor Sian Harding, autor principal de la investigación.

El especialista explicó que el estrés “se presenta de muchas formas”, por lo que necesitan más tiempo de análisis y verificación para comprender los procesos de estrés crónico.

Cabe destacar que la miocardiopatía de takotsubo se identificó por primera vez en 1990, desde Japón. En la actualidad afecta a cerca de 2,500 personas del Reino Unido anualmente, sobre todo a las mujeres postmenopáusicas.

No existen fármacos que traten el “síndrome del corazón roto”

Así lo confirmó el profesor Metin Avkiran, director médico asociado de la British Heart Foundation. “El síndrome de takotsubo es un problema cardiaco repentino y potencialmente catastrófico, pero nuestro conocimiento sobre sus causas sigue siendo limitado”, se sinceró.

Sin embargo, apuntó que el reciente estudio es vital para entender mejor la misteriosa enfermedad, desarrollar nuevos métodos para identificarla y elaborar fármacos que eviten el riesgo de muerte.

“Ahora necesitamos más investigación para determinar si los fármacos que bloquean estas moléculas podrían ser la clave para evitar corazones rotos”, dijo el experto.

En esta nota

estrés prevención de enfermedades

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain