La vacuna de COVID-19 SÍ protege a embarazadas y bebés de la enfermedad

Una investigación especializada reveló que la vacuna de COVID-19 ayuda con eficacia al sistema inmunitario de mujeres en gestación, lactantes y recién nacidos a prevenir con eficacia la enfermedad

embarazo y vacuna

Los anticuerpos pueden transmitirse a través de la leche materna y la placenta. / Foto: Unsplash

La vacuna de COVID-19 sí protege a embarazadas y bebés de la enfermedad al permitir que su sistema inmunitario desarrolle anticuerpos y su organismo prevenga los síntomas más graves de la enfermedad que ha cobrado millones de vidas en el mundo.

¿Es tu caso?

+ Estoy embarazada y no sé de quién es: cómo hacer para averiguarlo

Los hallazgos

Una investigación publicada en el American Journal of Obstetrics and Gynecology realizada entre 131 mujeres embarazadas y lactantes que recibieron la vacuna de Pfizer o la de Moderna reveló que los medicamentos permiten a las madres transmitir anticuerpos protectores a sus bebés.

De las participantes, 84 mujeres estaban embarazadas y 31 estaban lactando; el resto no estaban en gestación. Los investigadores del Hospital General de Massachusetts, el Hospital Brigham and Women’s y el Instituto Ragon de MGH, MIT y Harvard, encontraron incluso que durante el embarazo los niveles de anticuerpos fueron “sorprendentemente más altos” que los generados por la infección de SARS-Co-V2.

Se transmiten por la leche materna

Además, estas mujeres pueden transmitir anticuerpos protectores a sus bebés lactantes o recién nacidos a través de la leche materna y la placenta, aunque se desconoce cuánto tiempo duran esos anticuerpos en los pequeños organismos.

Si bien las vacunas “parecen funcionar de manera increíblemente efectiva en estas mujeres”, escribieron los expertos, no hay evidencia de que sus efectos secundarios sean más intensos. También señalaron que la vacuna de Moderna generó niveles ligeramente más altos de anticuerpos IgA en mujeres embarazadas y que este tipo de anticuerpos puede transmitirse a los bebés más eficientemente y durante un periodo más prolongado.

Los investigadores recopilaron las muestras del estudio entre el 17 de diciembre de 2020 y el 2 de marzo de 2021. Las participantes utilizaron la herramienta V-safe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) para registrar sus reacciones al medicamento.

La vacuna en las embarazadas

Las mujeres embarazadas y lactantes no participaron en los primeros ensayos clínicos de las vacunas que existen actualmente, pero los CDC están reuniendo información para analizar la seguridad de las vacunas en este sector de la población. Su objetivo es estudiar los datos de 13,000 embarazadas para cada una de las vacunas que se utilizan en EE.UU., por lo que desarrollaron un registro de V-safe específico para embarazadas.

En febrero pasado la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva, el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos y la Sociedad de Medicina Materno-Fetal de Estados Unidos comunicaron en conjunto que las vacunas de COVID-19 autorizadas no causan un pérdida de la fertilidad y la Organización Mundial de la Salud señaló que no hay razón para creer que habrá riesgos específicos para las embarazadas al vacunarse.

Los CDC señalan que las embarazadas tienen un mayor riesgo de enfermar gravemente si contraen COVID-19, lo que a su vez puede afectar el curso de su gestación y conducir a partos prematuros y otros resultados adversos.

En esta nota

coronavirus embarazo y lactancia prevención de enfermedades

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain