4 tips para lograr que tu esposo ayude con los hijos sin pelear por ello

Cuando hablamos de problemas familiares, las discusiones con el esposo por algún motivo relacionado con la crianza de los hijos es el pan de todos los días

papa hijo

A veces los padres no saben qué hacer cuando se quedan con los niños. / Foto: Unsplash

Todas las mañanas papá se enfrasca en sus actividades mientras mamá lidia con hijos, escuelas, tareas de la casa y su propio trabajo. Esta escena es común en los hogares, especialmente durante la pandemia cuando el trabajo, los hijos y las actividades domésticas se conjuntan y no es tan fácil recibir ayuda externa. ¿Cómo lograr que tu esposo ayude con los hijos sin pelear por ello? Estos tips pueden ayudar.

Dato curioso

Los hombres son menos fértiles ahora que hace 50 años.

Él sólo hace sus cosas

Al comenzar la mañana, Carlos se encierra en la habitación que ha sido destinada como su oficina desde que inició la pandemia de coronavirus. Ahí asiste a reuniones en línea, realiza llamadas, lee sus correos electrónicos y a veces incluso come frente a su computadora. Mientras tanto, Mariana y sus dos hijos ocupan el resto de los espacios del departamento para tomar clases en línea, jugar, correr, leer y otras actividades importantes para los niños.

A estas tareas Mariana debe sumar las tareas domésticas como limpiar, desinfectar, cocinar y su trabajo profesional como consultora en una empresa de marketing. Aunque Carlos y Mariana han acordado que él pase un rato con los niños cuando termina su jornada laboral, a veces no se entera de los malabares que hace Mariana para encargarse de todo durante el día.

Cuando él sale de su oficina y le pregunta “¿cómo están?”, ella responde con un “bien” a secas que en realidad esconde la frustración, la molestia y el deseo de que él se involucre más con la crianza de los niños, se entere de lo complicado que es lidiar con dos hijos, la casa y el trabajo y, de paso, le ayude un poco más.

Pero ella decide quedarse con su molestia y su frustración mientras él se conforma con saber que todo “está bien” y con pasar un par de horas del día con sus hijos. Si te identificas con esta descripción los siguientes consejos pueden interesarte.

Haz listas de tareas

Si bien Carlos y Mariana han llegado a un acuerdo de que él se haga cargo de los niños aunque sea por un tiempo limitado, quizá su mayor problema sea la comunicación. Cuando Carlos se queda con los niños muchas veces sólo juegan y Mariana tiene que seguir pendiente de la cena, de lavarles los dientes y de cuando llega la hora de dormir.

Hacer listas de las actividades que hay que hacer con los niños puede ayudar a un papá enfrascado en sus actividades profesionales a tener más claro lo que es necesario hacer con los hijos en un momento determinado del día. Sin afán de dictarle la manera de pasar su tiempo con los niños, hacer una lista de los pendientes para el momento en que los hijos se quedan con papá es una buena manera de enfocar a un hombre acostumbrado a la vida corporativa para cumplir las tareas de crianza.

Usa una hoja de papel simple para hacer una breve lista y pégala en un lugar visible. También puedes usar el pizarrón del refrigerador, pero lo más importante es que converses y aclares con tu pareja para qué sirve esa lista y cómo usarla.

No tengas grandes expectativas

hijos
Algunos hombres no se involucran en la crianza de los hijos. / Foto: Pixabay

Trata de no regañar a tu esposo ni de criticarlo por la forma en que pasa el tiempo con sus hijos. De esta manera evitarás discusiones diarias con él y no tendrás la necesidad de que él se comporte como tú con los niños. Él no es una segunda madre y no tiene la misma relación que tienes tú con los niños. Entender esto puede estresarte menos y hacerte sentir más tranquila durante el poco tiempo que tienes libre y que él tiene con los niños.

Participa

¿Tu esposo se involucra en la crianza de los hijos?

Hazte la vida más fácil

Si eres prácticamente la única que se hace cargo de los niños, aligera tu propia carga en tres temas que a veces son los más estresantes cuando hablamos de las tareas domésticas:

Comidas. Si necesitas preparar platillos fáciles, hazlo. Pasta, un menú para varios días, alimentos congelados. Si tu esposo se queja, regálale un recetario para que se prepare lo que quiera comer.

Juguetes. Especialmente cuando son pequeños, encontrar juguetes tirados por toda la casa es una constante. Enseña a tus hijos a recoger los juguetes después de haberlos usado y, si se complica demasiado, guarda juguetes. Entre menos juguetes tengan a la mano, el desorden será menor.

Dormir. Trata de hacer una rutina antes de ir a la cama que no cambie y que sea siempre a la misma hora. Al principio puede ser un tanto desgastante, pero con el paso de las semanas te darás cuenta de que es una inversión cuyos frutos serán que los niños dormirán mejor, tú sabrás con certeza a qué hora puedes hacer algunas cosas mientras ellos duermen y, a la vez, descansarás mejor.

Si él no quiere ayudar, acepta tus limitaciones

La realidad es que aunque queramos, no podemos hacerlo todo. Si estás haciendo todas tus tareas prácticamente sin ayuda mientras la pandemia transcurre, acepta que algunas cosas te resultarán bien y otras no tanto. Toma las previsiones que puedas y realiza acciones que te ayuden a ahorrar un poco de tiempo, pero sé muy consciente de que tendrás que ser menos exigente contigo misma para no frustrarte ni explotar.

En esta nota

conflictos familiares crianza de los hijos

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain