Ser egoísta: psicólogo explica cuándo es saludable y necesario

El doctor John Johnson, ex profesor de psicología en la Universidad Estatal de Pensilvania, explicó en qué consiste el "egoísmo neutral", que a su criterio, es una forma de ser egoísta en un escenario saludable y hasta necesario

Seguramente, habrá momentos en tu vida en que el "egoísmo" podría convertirse en "amor propio".

Seguramente, habrá momentos en tu vida en que el "egoísmo" podría convertirse en "amor propio". Crédito: Shutterstock

Cuando buscas el significado de “egoísmo”, la definición es: “actitud de quien manifiesta un excesivo amor por sí mismo, y que solo se ocupa de sus propios interese y beneficios, sin atender necesidades del resto”. Evaluando dicho concepto, ser egoísta parece ser un comportamiento notablemente negativo, incluso una especie de pecado capital.

Sin embargo, hay quienes afirman que una actitud egoísta puede llegar a ser una necesidad, convirtiéndose en amor propio, por ejemplo, en una relación tóxica.

El doctor John Johnson, ex profesor de psicología en la Universidad Estatal de Pensilvania, lo llama “egoísmo neutral”, es decir, cuando no lastimas los sentimientos de otra persona, no los comprometes y tampoco demuestras “amor excesivo”, sino atenciones propias.

De hecho, podrían decirte que eres egoísta y narcisista cuando te priorizas ante los demás, pero probablemente quien te critique desea poner en práctica ese amor propio.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Qué es el egoísmo neutral

Si eres una persona que vive, respira y anhela, como todos los demás, seguramente has sido egoísta en más de una ocasión. Pero de eso se trata del egoísmo neutral. “Cuidar del propio bienestar, de maneras que no involucren directa y sustancialmente a otras personas”, dice el doctor John Johnson.

Por supuesto, cuando estás en una relación amorosa o vives con tu familia, cualquier acto donde priorizas tu salud y tu bienestar parece ser egoísmo, pero el problema no está en ti, sino en los demás.

Mientras no manifiestes “amor excesivo” públicamente, no lastimes los sentimientos de otros, no practiques la indiferencia ni hagas daño para recibir un beneficio, cualquier otro comportamiento donde priorices tu bienestar no tiene por qué calificarse como egoísta.

El problema de interpretación es que “egoísta” es una palabra que se asocia con un sentido negativo, mientras que “amor propio” lo trasladan al narcisismo. Entonces, priorizar tu bienestar, darle importancia a tus intereses, a tus emociones y aprender a disfrutar son gestos que terminan siendo señalados negativamente.

Como diría Carlos Fraga, psicoterapeuta venezolano y coach de bienestar: “Fuimos criados para ser buenos y no felices”.

Te puede interesar:

La información contenida en este artículo es solo para fines educativos e informativos y no pretende ser un consejo médico o de salud. Siempre consulte a un médico u otro proveedor de salud calificado con respecto a cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica u objetivos de salud.

En esta nota

salud mental

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain