7 errores en casa que pueden dañar potencialmente tu salud

Existen múltiples errores en casa que pueden dañar potencialmente tu salud, por lo que vamos a presentarte algunos de ellos. Para detectar estos hábitos nocivos, y muchos más, es fundamental que apliques el sentido común de la limpieza

Cuáles son los errores en casa que atentan contra tu salud

La manipulación de la basura del hogar, sin guantes de limpieza, es uno de esos hábitos recurrentes que puede ser peligroso para tu salud. Crédito: Shutterstock

Aunque tu hogar luzca perfectamente ordenado y “limpio”, hay errores en casa que siempre podrías estar cometiendo. Por darte un ejemplo rápido: dejar la tapa del inodoro abierta. Se trata de hábitos comunes que parecen inofensivos, a veces imperceptibles, pero que en realidad pueden dañar potencialmente tu salud.

No se trata de fumar dentro del hogar, utilizar productos químicos muy fuertes para limpiar o aquella nociva costumbre de descongelar un pollo en agua caliente, ya que son prácticas que evidentemente producen un daño. Son situaciones más precisas y que poco a poco van causándote un daño incalculable.

Los 7 errores en casa que pueden dañar potencialmente tu salud

No botar la basura cuando corresponde

1

¿A quién no se le ha ido el camión de la basura alguna vez? No estuviste atento, te quedaste dormido o saliste de casa sin sacar las bolsas. El gran problema es que si ocurre en más de una ocasión consecutiva, los desechos que reposan dentro del plástico se siguen descomponiendo y se vuelven más tóxicos.

El escenario es peor si tu bote de basura no tiene tapa, ya que el hedor se escapará por el más mínimo orificio de la bolsa y podrías inhalarlo sin darte cuenta.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Mantener zapatos en tu habitación

2

No te imaginas la cantidad de gérmenes y bacterias que puedes arrastrar con tus zapatos, adheridos a la suela, y preparados para invadir tu casa en cuanto entras. Lo correcto es quitártelos en la entrada y apartarlos en un balcón o directamente en el patio.

Llevarlos a la habitación es literalmente llenar tu cuarto de suciedad, así que por favor, deja de hacerlo.

No limpiar las alfombras con frecuencia

3

Una alfombra puede ser pisada más de 10 veces en un mismo día, y tal vez por cada integrante de la familia. Esto sin contar que cualquier bacteria, germen, garrapatas y pulgas tienden a “dormir” en este material para luego reproducirse.

Al menos cada dos días, sacude y limpia tu alfombra con una aspiradora.

No ventilar la casa

4

La idea de este hábito es que el aire circule, se renueve y refresque el ambiente. Además, la entrada de aire permite que no se desarrollen focos de humedad en tu habitación, la cocina o el baño.

Irte a la cama con la ropa de calle o sin haberte bañado

5

¡Terrible! Al menos el 35% de las bacterias que habitan en la cama provienen de ti, incluyendo ácaros y hongos. Por tal motivo, es indispensable que siempre te quites la ropa de calle (sin tirarla en la cama, por supuesto) y te des un buen baño antes de irte a la cama.

Quizás lo del baño es dependiendo del tiempo que tienes sin asearte o dónde estuviste en la calle, pero cambiarte la ropa es fundamental.

Creer que el baño está desinfectado

6

Aunque tu baño luzca reluciente, existen 4 espacios que no debes olvidar limpiar y que podrían estar más sucios todavía.

Esta habitación es sumamente delicada, así que no te saltes siquiera la cortina de ducha, que acá te indicamos cómo limpiarla correctamente para que dure, y recuerda que hay hasta 5 objetos de uso personal que no deberían estar en el baño.

No cambiar el coleto

7

El coleto es uno de esos utensilios de limpieza que se usan una y otra vez, ya que por cada sesión con desinfectante y cloro se lavan para ser reutilizados.

Sin embargo, con el tiempo puede deteriorarse y sus componentes se vuelven dañinos para ti y toda la familia. En palabras más directas: en lugar de limpiar estarás esparciendo gérmenes por toda la casa.

Estos son siete errores que podrías estar cometiendo en casa, pero seguro hay más, como manipular la basura sin guantes de limpieza o permitir que tu mascota se suba a la cama. Para detectarlos, tan solo tienes que prestar atención y aplicar un poco del sentido común.

En esta nota

limpieza del hogar

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain