Los 4 espacios más sucios del baño y que no debes olvidar limpiar

¿Has pensado en los desagües o quizás en las paredes? allí te dejamos dos de los lugares que solemos olvidar limpiar en el baño, y no por falta de dedicación, sino porque humanamente se nos pasa

espacios más sucios del baño

Ver un lavamanos brillante no significa que tu baño está impecable, así que presta atención al más mínimo detalle. Crédito: Freepik

Entrar a un baño reluciente y con aroma a desinfectante de jazmín es muy agradable. Claramente es uno de los espacios más delicados del hogar respecto a la limpieza (junto con la cocina), ya que es donde hacemos nuestras necesidades fisiológicas. Por tal motivo es fundamental que no falte un solo rincón con su respectivo aseo, pues si bien a vista general luce maravilloso, hay hasta cuatro espacios que comúnmente dejamos pasar y pueden convertirse en un nido de bacterias. Te contamos cuáles son:

Cuáles son los 4 lugares de tu baño que seguramente dejas pasar

Los desagües

1

Te entendemos. A quién se le ocurriría que los drenajes del lavamanos y la ducha deben limpiarse, y mejor dicho, cómo se hace. Lo cierto es que los expertos recomiendan hacerlo al menos una vez cada dos meses, pero si decides hacerlo mensualmente, mucho mejor.

Los desagües acumulan restos de jabón, suciedades y hasta que cabellos, que incluso podrían obstruirlos. Cuando estos residuos se acumulan se desarrollan un sinfín de bacterias y esporas del moho, que se origina en medio de la humedad.

Para limpiar cada desagüe lo ideal es que retires el tapón o la rejilla de protección y con un cepillo destinado solo a esa zona te dediques alrededor de la abertura y hasta donde puedas alcanzar. Una vez que lo hagas te darás cuenta de la cantidad de sucio que allí se almacena.

También te puede interesar: Cómo prevenir la humedad y el mal olor del baño tú misma

Detrás del inodoro

2

Es curioso que este espacio del baño lo omitimos, ya que luego de limpiar el asiento del inodoro y por dentro, la parte que está detrás pretendemos asearla cuando trapeamos el piso, pero realmente no es la forma correcta,

Lo más recomendable es que te fijes bien que el golpeo del trapeador sea efectivo y aquel rincón donde no puedas llegar, inclínate y aplica un trapo con los materiales de limpieza que utilizas.

También te puede interesar: Qué artículos de limpieza son esenciales para mantener tu casa higienizada a la perfección sin gastar de más

Las paredes y el techo

3

Lavamanos reluciente, el inodoro igual y casi nos podemos peinar con el brillo del piso. Pero… ¿pensaste en las paredes y el techo?

Por si no lo sabías, estos espacios acumulan muchísima humedad, y sin darte cuenta en poco tiempo estarás invadido de hongos a través del moho. Recuerda además que al utilizar la calefacción, el vapor humedece hasta el techo, así que es necesario que también ventiles el baño cada vez que puedas.

Limpiar los techos y paredes al menos una vez cada 15 días será suficiente para que mantengas estos espacios correctamente aseados.

La cortina de ducha (si utilizas)

4

Curiosamente cuando nos bañamos evitamos tocar la cortina de ducha, quizás para no ensuciarla. Si se llena de jabón se lo retiramos con agua y listo, súper limpia. Pues la realidad es que no, porque así no la toques esta se humedece y también es una fuente de hongos.

Y por favor no olvides que la cortina tiene dos lados, por si pensabas que solo debías limpiar la cara interior. Por último, es recomendable que la cambias al menos una vez cada 3 o 4 meses, dependiendo de la calidad y el tratamiento que le das. Este accesorio es delicado, ya que tiende a rozarnos la piel.

En esta nota

limpieza del hogar

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain