La vecina mira mucho a mi marido y le coquetea: qué hago

Te brindamos dos consejos vitales para desarmar el plan de esa vecina que mira mucho a tu marido y hasta se atreve a coquetearle en tu presencia. No confundas la amabilidad con sus intenciones, porque tal vez está analizando cómo les va en su matrimonio

Qué hago si la vecina le coquetea a mi marido

Si notas que la vecina siempre se acerca a tu marido cuando tú te apartas, allí hay una clara señal de advertencia de que quiere conquistarlo. Crédito: Shutterstock

Hay una vieja canción de reggaetón que dice: “La vecinita tiene antojo, antojo que quiere resolver”. El tema de 2006, interpretado por Vico C y Don Omar, relata los trucos de una vecina para conquistar a su vecino, y si bien no aclara si el hombre es casado, advierte que estas “amigas” del vecindario podrían estar al acecho para saltarle a tu esposo.

Si estás pasando por una situación en la que una vecina mira mucho a tu marido y sientes que le coquetea cuando hablan, tienes que estar atenta a dos cosas fundamentales. La primera es que esa mujer es un peligro y te está declarando una guerra “amorosa-sexual”, y la segunda es analizar cuáles son las permisividades de tu pareja, que en un intento de no ser antipático (Bah!), cede más de la cuenta.

Incluso, es muy acertado que aprendas cuándo tu esposo coquetea o solo está siendo amable con otra mujer.

Un tercer punto que debes comprender es que tal vez esa vecina no se le acerca a tu marido por ser muy guapo o buen conversador, sino por la extraña necesidad que algunas mujeres tienen de competir por un hombre ajeno. También te sonaría curioso saber que los hombres casados lucen más interesantes y atractivos para muchas solteras.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Qué debes hacer si la vecina coquetea con tu marido: 2 consejos vitales

Hazle saber que ya conoces sus intenciones

1

Si ya has notado dos o tres acercamientos sospechosos, un piropo desajustado o tal vez la frecuente petición de que le resuelvan un problema hogareño, es suficiente para confirmar que la vecina está deseando a tu esposo.

Pero no vayas directamente a advertirle que ya sabes de sus intenciones, no, el mensaje se transmite marcando el territorio.

Que seas tú quien atiende la puerta, acompaña a tu esposo con frecuencia cuando deba salir al patio (acompañar, no vigilar) y niega su disponibilidad para atender asuntos en su casa.

No celes a tu esposo, adviértele

2

Aquellas prohibiciones como “no te quiero cerca de esa mujer”, “cuidado con mirarla” y “no te atrevas a hablar con ella”, tan solo te dejan como una mujer tóxica que está queriendo controlarlo todo.

Cuando suceden este tipo de situaciones con una vecina, sabiendo además que vive junto a ustedes y podría ser así durante un largo tiempo, lo mejor es que le adviertas a tu esposo sobre lo que estás percibiendo de esa mujer.

Asegúrale que no estás celosa y que tampoco dudas de él, pero sí es válido decirle que se cuide. “Esa mujer se siente atraída por ti y ya me demostró que no le importa nuestra relación, por eso quiero que te cuides, no te dejes tentar”.

Esa es una frase aniquiladora para esa vecinita con antojos, porque tu esposo sabe que cuenta con tu confianza y eso va a reforzar aún más su relación ante este tipo de “enemigos”.

Por cierto, ten cuidado con esas vecinas que primero transmiten amabilidad, se meten en tu hogar, comparten y luego van por tu pareja sin piedad alguna. Lo más probable es que primero analizó el terreno para detectar cuáles son las fallas y bondades de tu matrimonio.

En esta nota

problemas de pareja

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain