EE.UU. es el tercer país donde la depresión y la ansiedad es más común en su población

La Global Consumer Survey de Statista indicó que Estados Unidos es el tercer país donde la depresión y la ansiedad es más común en su población, afectando al 43% de las personas encuestadas

EE.UU. la depresión y la ansiedad

La periodista Mónica Mena Roa señaló en un artículo de análisis de datos que la encuesta no ofrece una “respuesta irrefutable” a si los suecos, británicos o estadounidenses, con las primeras tres plazas del ranking gozan de menor salud mental de los países cuya aceptación de problemas relacionados con la salud mental sea menor. Crédito: Shutterstock

Estados Unidos es el tercer país donde la depresión y la ansiedad es más común en su población, afectando al 43% de las personas encuestadas por la Global Consumer Survey de Statista.

La encuesta, que consideró entre 2,000 y 7,600 personas en cada uno de los 12 países considerados para el muestreo, posicionó a Suecia, en la primera posición, y Gran Bretaña, en la segunda, con 46% y 45% de personas que afirmaron haber experimentado algún problema de la salud mental en los últimos 12 meses.

El estudio que se llevó a cabo entre abril de 2021 y marzo de 2022, dio a Rusia y a Brasil la cuarta y quinta posición, con 38% y 35% de los encuestados que manifestaron síntomas de depresión, estrés o ansiedad.

Sin embargo, la periodista Mónica Mena Roa señaló en un artículo de análisis de datos que la encuesta no ofrece una “respuesta irrefutable” a si los suecos, británicos o estadounidenses gozan de menor salud mental que las personas de los países cuya aceptación de problemas relacionados con la salud mental sea menor al 30%.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

España, 29%; India, 28% Francia, 27%; México 26%; y China, 23% son los países que ocupan los últimos 5 puestos en el ranking de 12 plazas.

Mena Roa destacó además que el hecho de que la proporción de quienes han visto mermada su salud mental sea inferior al 30% en ese y en otros países como India, Francia, México o China, puede deberse también a las diferencias en la aceptación social de tales problemas.

La salud mental en EE.UU. en picada

Desde que inició la pandemia del COVID-19, el uso de la tecnología ha aumentado considerablemente como método de trabajo y entretenimiento. Sin embargo, un estudio encontró que este ‘hobbie’ no solo se incrementó, sino que más de la mitad de los adultos en Estados Unidos están en riesgo de adicción a internet o ya lo son.

Pero aún hay otro problema, incluso mayor, y es que la adicción a internet produce 10 veces más probabilidades de desarrollar depresión y un riesgo 9 veces mayor de sufrir ansiedad.

Asimismo, un estudio de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades reveló que la entrada de chicas adolescentes en emergencias por problemas de salud mental se duplicó durante la pandemia.

El informe reportó que la proporción de visitas a la sala de emergencias realizadas por niñas de 12 a 17 años se duplicó por trastornos alimentarios y casi se triplicó por trastornos de tics durante la pandemia en comparación con 2019.

De la misma manera, aumentaron los casos de urgencias por depresión y trastorno obsesivo-compulsivo en 2021 y por ansiedad, trauma y trastornos relacionados con el estrés, y trastorno obsesivo-compulsivo en enero de 2022 en comparación con 2019.

Incluso, la salud mental de los niños en Estados Unidos fue declarada una “emergencia nacional” por parte de colegios profesionales de Pediatría y asociaciones del país que identificaron un fuerte aumento en los problemas de esta índole en menores a raíz de la pandemia del COVID-19.

La Academia Estadounidense de Pediatría, la Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente y la Asociación de Hospitales Infantiles emitieron una declaración conjunta a propósito del estrés, el aislamiento, la incertidumbre, el miedo y el dolor que muchos jóvenes han experimentado.

A propósito de esto, el 16 de julio de este año Estados Unidos contará con un nuevo número de emergencias para la atención de crisis de la salud mental, se trata del 9-8-8.

El dial de tres dígitos surge como respuesta a dos inconvenientes: el primero es que en los momentos de crisis las personas que llaman al 911 son atendidas por agentes de seguridad y policías que no tienen la capacitación para responder a estas llamadas y segundo, que el número nacional de prevención del suicidio puede ser difícil de memorizar para muchas personas debido a su extensión.

Por ello, 988 pretende ser el 911 de emergencias mentales. Así podrán tener la asistencia de un profesional de la salud mental para atender su crisis.

Sigue leyendo:

En esta nota

salud mental

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain