Cómo superar tus propias inseguridades: 5 consejos de psicoterapeutas

Con el aporte de cuatro psicoterapeutas profesionales, te brindamos 5 consejos con los que vas a hacerle frente a tus inseguridades, sin avergonzarte de lo que producen en ti y venciendo a cada uno de estos "enemigos" personales

Consejos para superar tus inseguridades

Tu inteligencia y atractivo no tiene que ver con tus inseguridades, así que trata también de optimizar tu mente en ese sentido. Crédito: Shutterstock

Por muy atractivo e inteligente que seas, las inseguridades son pequeños o grandes “enemigos” personales a los que puedes enfrentarte a diario. Para poder superarlos, es necesario que no te avergüences de lo que producen en ti y que tampoco intentes ocultarlos. Con el aporte de cuatro psicoterapeutas profesionales, te brindamos 5 consejos con los que vas a hacerles frente y vencerlos.

5 tips para superar tus propias inseguridades

Respira profundamente cuando sientas negatividad

1

La doctora Hazel Navarro, psicoterapeuta y consejera de relaciones amorosas, propone un ejercicio muy sencillo, pero la clave está en saber en qué momento practicarlo.

“Cuando te encuentres cayendo en una espiral de autocrítica y negatividad, detente y respira”, aconseja la especialista.

Inhala el aire durante 5 segundos, mantenlo 5 más y exhala suavemente. Esta distracción y meditación va a romper ese pensamiento negativo, brindándote calma en el cuerpo y el alma.

Más curiosidad y menos inseguridad

2

La coach Katy Oberle, experta en mindfulness para la curación, la conexión, compasión, la gratitud y alegría, aconseja que cada inseguridad atraviese por un análisis curioso.

“Permítete ser conciente de esas emociones negativas y detectar qué pudo haberlas originado”, explica.

Justo antes de sientas una inseguridad en tu cuerpo hubo un detonante. Desde la curiosidad, pero sin obsesionarte, averigua qué fue lo que produjo esa sensación. Una vez que seas conciente de ello, tu mente habrá entrenado y estará preparada para rebotarlo.

“En ese momento puedes recordarte a ti mismo que eres único y digno”, indica Oberle. Asimismo, la idea es que te alejes por completo de ese motivo que detonó tu inseguridad.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Cuestiona y exterioriza tu inseguridad

3

Este consejo está muy conectado con el anterior, porque dentro de esa curiosidad con la que vas a detectar el detonante de una inseguridad, también puedes hacer un ejercicio de cuestionamiento sano.

La técnica consiste en que te conectes con tu “yo” interno, utilizando un diálogo positivo, cuestionándote, pero sobre todo dándote ánimo por medio de frases revitalizadoras.

“A menudo aconsejo a mis clientes que le den un nombre divertido a su crítico interno para ayudarlos a darse cuenta de que los pensamientos no son hechos”, dice la psicoterapeuta Liz Kelly, experta en cuadros de agotamiento, ansiedad y depresión.

Toma conciencia de tus pensamientos negativos

4

Es como una pequeña “batalla”, sin que suene mal el término, que vas a dar en tu mente: pensamientos negativos vs los positivos.

Cuando tomas conciencia de este enfrentamiento y te invade un pensamiento negativo, tendrás otro positivo para combatirlo y alejarlo.

Asimismo, es necesario que modifiques el núcleo del pensamiento. No es lo mismo pensar que eres un “fracasado” a darte cuenta que lo estás pensando y que debes cambiar ese sentido.

¿Recuerdas el encantamiento ‘expecto patronum’ de Harry Potter? Imagina que una inseguridad, un miedo o un pensamiento negativo te invade, lo que genera un “dementor”.

Pero ahora tendrás preparado un pensamiento feliz y satisfactorio, quizás un logro, con el que vas a lanzarle con tu “varita mágica” un ‘expecto patronum’.

Escribe un diario de tus inseguridades

5

Este es un consejo de la psicoterapeuta Rhonda Boyd, psicóloga clínica y experta en concentración en Estudios de Trauma.

Quizás la idea te suene aterradora, llenar un cuaderno repleto de tus inseguridades y miedos. Pero la realidad es que así vas a comprender más tus emociones, serás conciente de ellas y buscarás las herramientas para disiparlas.

Para vencer al enemigo primero tienes que conocerlo, ya que de lo contrario te enfrentarás a un “monstruo invisible”.

“Al hacer esto, mis clientes pueden comprender mejor sus sentimientos y resolverlos en su propio tiempo, sin sentir que alguien más los juzga o les dice qué hacer”, asegura Boyd.

En esta nota

salud mental

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain