Nuevo tratamiento genético experimental contuvo el cáncer de páncreas, uno de los más mortales: cómo funcionó

Un doctor llamado Eric Tan, del Providence Cancer Institute de Oregón, realizó un tratamiento genético experimental que contuvo el cáncer de páncreas de una paciente. La clave estuvo en una modificación de las células T

tratamiento contra el cáncer

Los investigadores mantienen la esperanza de que el tratamiento experimental que funcionó contra el cáncer de páncreas pueda realizarse en otros pacientes. Crédito: Shutterstock

Una posible cura contra la enfermedad más mortífera del planeta se pone sobre la mesa. Tras un experimento genético novedoso, a cargo de un grupo de investigadores de Oregon, una mujer con cáncer de páncreas avanzado fue testigo de que sus tumores malignos se redujeron drásticamente.

“Sabía que la quimioterapia regular no me salvaría la vida”, expresó Kathy Wilkes, residente de Ormond Beach, Florida, quien buscó y acudió al doctor Eric Tan, científico del Providence Cancer Institute, de Oregon .

Aunque su cáncer no está del todo curado, lo que queda de la enfermedad no ha mostrado más signos de crecimiento desde hace un año.

Cómo funcionó el tratamiento genético experimental contra el cáncer de páncreas

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Según el estudio, publicado este miércoles 1 de junio en la revista New England Journal of Medicine, los investigadores potenciaron las propias células inmunitarias de Kathy Wilkes.

El experimento explora un nuevo método para aprovechar el sistema inmunológico y así crear “drogas vivas” capaces de buscar y destruir tumores. Además del cáncer de páncreas, los científicos conservan la esperanza de que pueda tratar algún día una variedad de cánceres.

Anteriormente, los investigadores aprendieron a fortalecer las células T, “soldados inmunitarios clave”, para combatir algunos tipos de leucemia y linfoma. Pero esa llamada ‘terapia CAR-T’ no tiene éxito contra los tumores sólidos más comunes y que son más peligrosos.

Para poder darle un giro al tratamiento, el doctor Eric Tan modificó genéticamente las células T en el cuerpo de Kathy Wilkes, con el objetivo de que pudieran detectar una proteína mutante que está escondida dentro de las células tumorales (cancerosas).

A pesar de que el resultado fue muy satisfactorio, el doctor Eric Tan aclaró que la investigación sigue siendo altamente experimental. “Me da optimismo de que estemos en el camino correcto”, expresó tras atender a Wilkes.

“Es realmente emocionante”

El doctor Josh Veatch, del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle, y quien no participó en el estudio, destacó que “por primera vez” ese tipo de tratamiento funciona en un cáncer tan difícil de tratar.

“Es realmente emocionante”, expresó el experto. También aclaró que Kathy Wilkes es una de las dos únicas personas que se sometieron al experimento. En el otro paciente no hubo éxito.

“Es solo un primer paso y se necesita mucha más investigación”, adivirtió el doctor Veatch.

Por su parte el doctor Eric Rubin, editor en jefe del New England Journal of Medicine, revista donde se publicó la investigación, mantiene la esperanza de que el tratamiento “eventualmente” pueda atacar múltiples mutaciones que originan cáncer.

Estamos hablando de la posibilidad de distinguir las células tumorales de las células no tumorales de una manera que nunca antes pudimos”, destacó.

Antes de ser atendida por el doctor Eric Tan, Kathy Wilkes se sometió a los tratamientos convencionales: quimioterapia, radiación y cirugía por su cáncer de páncreas. Más tarde, los médicos descubrieron nuevos tumores en sus pulmones, el cáncer de páncreas se había extendido y ya estaba en una etapa en donde no existe un buen tratamiento.

En esta nota

prevención de enfermedades

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain