Qué es el doomscrolling: cuando no puedes dejar de leer malas noticias en internet

Doomscrolling es una palabra compuesta: "doom", que significa "fatalidad", y "scrolling", que se refiere al movimiento en una página web. Según los expertos, hay formas de regular este hábito para no causarte daño emocional

Doomscrolling

Cuando no se controla, el doomscrolling puede causar daños emocionales, lo que incluye depresión, ansiedad y ataques de pánico. Crédito: Shutterstock

Si bien es un hábito que se adopta desde hace mucho tiempo, la pandemia del COVID-19 reforzó el doomscrolling a un nivel preocupante. Según el diccionario Merriam-Webster, “es la tendencia de continuar navegando o leyendo malas noticias (en internet), aunque estas sean tristes, desalentadoras o deprimentes”.

Doomscrolling es una palabra compuesta: “doom”, que significa “desastre” o “fatalidad”, y “scrolling”, que se refiere al “movimiento” en una página web utilizando el ‘mouse’ del computador o simplemente con el dedo en una tablet o dispositivo táctil.

Por su parte, el doctor Ken Yeager, investigador del Instituto Neurológico de Ohio, indicó a la revista Health que este hábito tiene una explicación evolutiva. “Los seres humanos estamos programados para sentirnos atraídos por lo negativo”, analiza el experto, añadiendo que es una forma de permanecer alerta.

Sin embargo, esto implica también una adicción por las malas noticias, elevando el estrés, la ansiedad e incluso la insensibilidad. De allí la razón por el que el doomscrolling se afincó con mayor fuerza durante la pandemia del COVID-19.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

De acuerdo a un estudio publicado en la revista Psychiatry International, el escenario del Coronavirus ha ocasionado que más de la mitad de los adultos en Estados Unidos sean adictos a internet.

Aunque los expertos de la salud mental recomiendan limitar a estas noticias en internet, sobre todo en redes sociales, donde muchas veces no hay filtros, pocas son las personas que desean seguir el consejo. El primer motivo es que no estar informado “en tiempos de crisis” no luce como buena idea, y lo segundo es que las directrices sobre lo que no debes hacer no son bien recibidas.

Por tal motivo, la guía de recomendaciones ya no se dirige a prohibir la tendencia del doomscrolling, sino a cómo manejarla para reducir sus efectos negativos.

5 formas de controlar el doomscrolling y no hacerte daño con las malas noticias

Establece un tiempo máximo para ver noticias

1

¿15, 10, 5 minutos? Quizás estos tiempos sean los más adecuados para ver noticias en un solo día, tomando en cuenta que la mayoría pudieran ser negativas.

Una vez que lo establezcas, aférrate a ese tiempo, y de ser posible podrías reducirlo un poco. La idea es que te informes, que puedas compartir una información veraz y de interés general, no que te hagas daño emocional.

Elige bien lo que quieres leer

2

Tú eres el lector y cada uno de tus clicks vale oro para cualquier plataforma digital, incluyendo el tiempo que permaneces en ella. Esto te hace dueño de tu propio consumo, así que valóralo y no te dejes guiar por las tendencias.

El doomscrolling es solo una palabra para definir un hábito, pero que te encuentres un par de noticias negativas no implica que has caído en ello.

Asimismo, no dispongas únicamente de las informaciones que pudieran estar asociadas a tus creencias o puntos de vista, porque tal vez no estás leyendo lo que es real y verídico, sino aquello que te persuade.

Descarta aquello que no tenga respaldo profesional

3

En el periodismo a esto se le llama: “confirmar la fuente”. Si estás leyendo una noticia negativa, por ejemplo, que las nuevas subvariantes del COVID, BA.4 y BA.5 son más transmisibles que BA.1 (Ómicron original), asegúrate de que los datos estén respaldados por un médico profesional o un estudio científico.

Sobre todo en las redes sociales, puedes ubicar todo tipo de informaciones falsas y alarmantes. Algunas son publicadas con mala intención y otras con el perverso objetivo de monetizar algo que no es real.

Así que siempre que leas una noticia negativa, piensa: ¿Cuál es la fuente?

No te parcialices con una opinión

4

Es blanco o negro, esa es la percepción que muchas personas suelen manejar respecto a las opiniones. Sin embargo, no te conformes con ese cajón, porque las noticias y tendencias pueden tener muchos otros colores.

Quizás hay una opinión pública que te ha llamado la atención, te gusta e incluso te sientes identificado, pero esto no significa que te encierres en esa única visión. La realidad es que podrías encontrar otra mucho más convincente o que tal vez te ayude a confirmar la anterior.

Navega también por las buenas noticias

5

Es una sana práctica para que, al alejarte del computador o apagar la pantalla del teléfono, tu última imagen sea algo positivo. Si has navegado 10 minutos por noticias negativas, dedica los otros 5 minutos a un contenido más colorido.

Te puede interesar:

En esta nota

adicciones salud mental

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain