Ley del aborto en Texas: cómo saber si estoy embarazada antes de las primeras seis semanas de gestación

A partir de la tercera semana de embarazo, un examen de orina o sangre puede dar resultados precisos. Un poco más tarde aparecen otras señales, desde náuseas matutinas hasta la ausencia del periodo

Ley del aborto en Texas

Prestar mucha atención a los cambios en tu cuerpo y ciclos hormonales ayudará a detectar el embarazo antes de las primeras seis semanas. Crédito: Freepik

La aprobación de una ley que prohíbe el aborto después de las seis semanas de gestación continúa generando polémica y reacciones en Texas. Según los analistas, se trata de unas las normativas más estrictas en la historia del país, ya que muchas mujeres ni siquiera podrían enterarse de su embarazo antes del tiempo estipulado.

El tiempo para practicar un aborto fue fijado en seis semanas por la Corte Suprema de Texas y entró en vigencia desde el 1 de septiembre. La razón principal del lapso es que en ese momento de la gestación se detecta un latido fetal. La ley también exige que se demande a cualquier persona que colabore con un aborto fuera del límite estipulado.

Al tratarse de un tiempo tan corto (1 mes y dos semanas), ¿existe forma de saber si estás embarazada dentro de las primeras seis semanas? La respuesta es sí, pero es relativo, ya que una mujer que desea y está intentando quedar encinta tiende a prestar mayor atención a todos los detalles y señales. Sin embargo, en un embarazo no deseado la mujer es sorprendida con la noticia y por lo general se entera incluso mucho después de ese momento.

El periodo menstrual, las secreciones vaginales, el comportamiento hormonal, algunas sensaciones sutiles en el cuerpo y los tradicionales mareos y náuseas son algunas de las señales que antes de las seis semanas podrían confirmarlo: ¡estás embarazada!

Te puede interesar: Estoy embarazada: 5 consejos para que tu novio reaccione bien con la noticia

Cómo saber si estoy embarazada antes de las primeras seis semanas de gestación

Semana 1-2

Durante este momento es complicado saber exactamente cuándo ocurrió la concepción, por lo que los médicos especialistas optan por calcular la fecha de parto de acuerdo al último ciclo menstrual, explica WebMD.

Es muy importante que se proporcione la información correcta respecto al periodo y ovulación, de modo que al menos se pueda tener una noción que se confirme en un futuro cercano.

Semana 3

En esta etapa de la gestación, el embrión es del tamaño de la cabeza de un alfiler. Los expertos detallan que ni siquiera parece un feto o un bebé, sino más bien “un grupo de aproximadamente 100 células que se multiplican y crecen rápidamente”.

Si bien todavía no se experimentan cambios en el cuerpo en las primeras tres semanas de gestación, en este punto un análisis de orina o sangre ya puede ofrecer los resultados inmediatos. Un test de embarazo casero también sería de gran ayuda, pero podría no ser tan preciso como los dos anteriores.

Semana 4

Ya se cumplió el primer mes de la gestación y el óvulo fertilizado ya está implantado en el útero.

Si está a la espera de su ciclo menstrual, lo más seguro es que no ocurra, siendo una de las primeras señales de que está embarazada. Físicamente también podría sentir sensibilidad en los senos y quizás notarlo un poco hinchados, pero no ocurre en todos los casos.

Cabe destacar que un test de embarazo ahora tendría mayor probabilidad de precisión.

Semana 5

El corazón, cerebro, médula espinal, músculos y huesos del bebé ya comenzaron a desarrollarse, al igual qyue la placenta y el saco amniótico, que van a permitir la oxigenación, bienestar y su movilidad.

Si bien no se produce en todas las mujeres embarazadas, en la quinta semana ya podrían experimentarse algunos síntomas como: náuseas matutinas, hormigueo o dolor en los senos, oscurecimiento de los pezones, necesidad de orinar con frecuencia, sensación de cansancio e hinchazón.

Semana 6

El bebé se sigue formando, desde sus ojos hasta las yemas de las extremidades, así como el cerebro, la médula espinal y la columna vertebral. A través de una ecografía, el gineco obstetra puede detectar un latido del corazón e incluso se podría establecer la fecha de parto.

Otra señal es que la embarazada ya podría aumentar algunas libras, o quizás perderlas si las náuseas matutinas han producido vómitos constantes. La ropa queda más ajustada en la cintura y los senos están engrandecidos. Con un examen pélvico, el médico podría notar además un aumento en el tamaño del útero.

En esta nota

embarazo y lactancia

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain