Violencia doméstica: qué tipos de violencia de género son más comunes en Occidente

Aunque no son las despiadadas leyes islámicas, como las que viven las mujeres en Afganistán, desde los países de occidente opera una violencia silenciosa y muchas veces impune, marcada por el machismo

violencia doméstica

Desde marzo de 2021, cuando inició el confinamiento por el COVID-19, la violencia de género se elevó un 8.1% en Estados Unidos. Crédito: Freepik

La espantosa situación que viven las mujeres en Afganistán ha causado un revuelo mediático debido a las insólitas prohiciones impuesta por los talibanes bajo la ‘sharia’ (ley islámica). Lo que ya ocurrió entre 1996 y 2001 en el país surasiático está volviendo a repetirse y prácticamente el mundo entero se manifiesta en favor de estas víctimas. ¿Pero qué pasa con la violencia doméstica que también se vive en Occidente? que entre abusos físicos, verbales y psicológicos también mantienen a la mujer en una posición muy vulnerable.

El 23 de febrero de 2021, la Comisión Nacional del COVID-19 y Justicia Penal (CCJ) publicó en su sitio web que la violencia contra la mujer en Estados Unidos aumentó un 8.1%. Exactamente a partir de las órdenes de confinamiento para reducir el riesgo de contagio.

“Aislar a los padres e hijos en sus hogares durante el confinamiento separó a las víctimas potenciales de la red de amigos, vecinos y maestros”, capaces de denunciar signos de abuso y prestarles ayuda para “escapar de un entorno peligroso”, señaló Katie Kaukinen, autora del estudio y profesora de la Universidad Central de Florida, en marzo de este 2021.

La violencia doméstica que se vive en Afganistán es despiadada, operando con probiciones insólitas que van desde la obligación de usar burka hasta la pérdida del derecho a la educación. Sin embargo, en Occidente continúa avanzando como un sismo dentro del hogar, capaz de perpetrarse silenciosamente y bajo varios métodos aplicados estratégicamente por los hombres abusadores y machistas radicales.

En líneas generales, la diferencia entre Afganistán y los países de Occidente es que la primera está viajando en este momento por las redes sociales. Una gran cantidad de mujeres residen en casa bajo su propia ‘sharia’, indefensas, resignadas y con temor a denunciar.

Tipos de violencia doméstica que viven las mujeres en Occidente

Física

1

Es cualquier tipo de contacto físico donde una mujer es lastimada mediante jalones, empujones o directamente golpes, dejando lesiones y marcas que a su vez afectan psicológicamente. Cuando esta situación se prolonga o se agrava, se produce el asesinato, lo que en criminalística se denomina feminicidio.

Para evitar ser denunciado y expuesto ante las autoridades policiales, los hombres tienden a agreder físicamente de modo que no queden marcas ni evidencias. Es así como acuden a métodos como la estrangular, jalar el cabello y dejar heridas que puedan ser tergiversadas como accidente o autolesión.

Sexual

El abuso sexual y violación tienden a limitarlo al coito vaginal forzado o sin el consentimiento de la mujer, pero la realidad es que la agresión sexual va mucho más allá. Los actos lascivos (manoseos) y los comentarios sexuales degradantes u obscenos también son signos de violencia.

El acoso sexual y las amenazas de perder algo si no se tiene relaciones sexuales con el agresor también son abusos contra la mujer. Estos dos últimos traspasan hacia lo psicológico.

Emocional

Es cualquier tipo de agresión que no involucra lo físico. Los insultos, comentarios humillantes, los gritos, las amenazas e incluso las bromas pesadas de mal gusto son señales que afectan en los psicológico y emocional.

Este tipo de violencia doméstica impacta gravemente sobre el autoestima de la mujer, posiblemente siendo una antesala a la agresión física. En algunos casos lleva al suicidio.

Otros signos como los celos desmedidos, la infidelidad descarada, el falso perdón, abandono de hogar o destrucción del mismo también se consideran violencia doméstica emocional.

Social

También llamado abuso ambiental, se trata de maneras de dirigirse a una mujer o al género femenino bajo un concepto despectivo. Por ejemplo, verlas como sirvientas, objetos sexuales, esclavas o como un ser humano con menor fuerza y categoría.

En el escenario de pareja, este tipo de violencia doméstica ocurre cuando el hombre aísla a la mujer de sus amigos y familiares, queriendo controlar su tiempo y aspectos económicos para crear una dependencia. Son métodos de dominio y obligación que tampoco van a lo físico, pero pueden llegar a ellos cuando la mujer se opone a su pareja con el objetivo de valorar su integridad.

En esta nota

derechos de la mujer

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain