Mi esposo quiere tener relaciones sexuales todos los días: qué hago

Si literalmente se trata de tener relaciones sexuales todos los días, sin considerar tu deseo y disposición, es probable que tu esposo esté atravesando por una adicción al sexo

relaciones sexuales todos los días

La forma en cómo le expreses a tu pareja que no estás de "humor" sin que se ofenda será clave en una solución. Foto: Freepik

En un artículo anterior hablamos sobre la frecuencia semanal de las relaciones sexuales, un número que se va modificando a medida que la pareja cumple más tiempo en su noviazgo o matrimonio. Los expertos señalaron que la intimidad tiende a reducir sus episodios, sin embargo, hay otro escenario que también preocupa a las mujeres y es cuando su esposo quiere tener sexo todos los días.

Imagina que tienes dos días complaciendo a tu marido en la cama y al siguiente, tras una intensa jornada, comienza a insinuarse una vez más. Pese a que no estabas de ganas decidiste entregarte una vez más, pero 24 horas más tarde la escena sigue repitiéndose. ¿Es normal esto?

Aunque todos experimentamos diferentes impulsos sexuales, la mayoría de los hombres por naturaleza siempre están dispueston a un encuentro íntimo. Además, es un buen signo de que le gusta conectarse contigo e indudablemente continúas siendo atractiva para él. El gran problema es cuando esto comienza a cambiar e incluso piensas que las posibilidades de una infidelidad.

Es probable que tu esposo esté atravesando por una buena racha sexual y por supuesto quiere aprovecharla. Pero si literalmente se trata de tener relaciones sexuales todos los días, sin considerar tu deseo y disposición, estaríamos hablando de una posible adicción al sexo.

Qué hago si mi esposo quiere tener relaciones sexuales todos los días

Esta situación te hace caminar por una delgada línea donde en un extremo está tu esposo comprendiendo que no todos los días tienes la motivación sexual, mientras que del otro lado está su confianza y potencia están saltando de un barranco porque no soportaron tu rechazo.

Pero vamos, que no hay por qué llegar a esas instancias donde también hay algo de drama. El sexo no es cuando él quiera, sino cuando ambos lo deseen. Otro factor importante es cómo decirle que no estás de humor sin que se ofenda, lo cual no debería tener inconvenientes si hay buena comunicación y utilizas las expresiones adecuadas.

Luego de que él haya podido comprender que algunos días, por motivos fisiológicos y emocionales, te sientas menos dispuesta que otros, no pueden cometer el error de caer en una especie de planificación semanal. La principal razón es que para muchísimas parejas el sexo planificado no excita, ya que carece de juego previo y esa deliciosa sensación de que vas a tener intimidad y quizás no lo pensabas.

Lo más recomendable es que el tema no vuelva a manifestarse verbalmente, ya que no es un tema de palabras sino de gestos. La conexión íntima, la seducción y el erotismo que ambos comparten serán clave para que los encuentros sexuales con tu esposo se regularicen y sigan siendo placenteros.

En esta nota

problemas de pareja sexualidad

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain