Mi familia odia a mi pareja: qué hacer para lograr una relación saludable

La familia es un grupo social complejo conformado por individuos muy diversos, unidos por un parentesco. Así que algunas veces no es tan fácil que acepten ciertas relaciones de pareja

suegra

Que los padres rechacen a la pareja de sus hijos es un conflicto común. / Foto: Shutterstock

Quizá hayas sabido de alguien enamorado de una persona a la que su familia no ve con buenos ojos y, a pesar de las diferencias, la relación prospera hasta convertirse en algo serio y estable, pero con el peso del rechazo familiar. “Mi familia odia a mi pareja”, habrás escuchado entonces. Y si es tu caso o el de una amistad, debes saber que hay algo se puede hacer para lograr una relación saludable.

Esto dice un "gurú" de parejas…

+ “Los hombres nunca deberían salir con una madre soltera

“Lo hago por tu bien”

Esta frase que los padres suelen decir para justificar un argumento con el que los hijos no están de acuerdo refleja su auténtica preocupación, pero también puede esconder motivaciones que ni ellos mismos tienen conscientes. En realidad, cuando no es un argumento compartido, esta frase de los padres hacia los hijos genera frustración, angustia y ansiedad en los últimos.

Según los especialistas de Psicología Online, para los padres es complicado aceptar que sus hijos crezcan y tomen sus propias decisiones, incluyendo con qué pareja quieren compartir su vida. En una relación madura entre padres e hijos, caben las diferencias y aunque los padres tengan su opinión particular, respetan las decisiones de sus vástagos. Pero si su relación no es lo suficientemente adulta, harán lo posible por entorpecer la relación y expresar su desagrado en cualquier oportunidad.

Los motivos del rechazo

Según el sitio especializado los padres pueden tener diversos motivos para rechazar a la pareja de sus hijos, entre ellos:

Es bastante mayor. Si la diferencia de edad en la pareja es considerable, los padres suelen temer una manipulación, especialmente si sus hijos son la parte joven. En este caso es importante identificar si los padres están preocupados por la seguridad de sus hijos o si simplemente rechazan la relación porque no es bien vista socialmente.

Prejuicios. Otro motivo de rechazo pueden ser diferencias ideológicas, culturales o incluso religiosas, o simplemente porque “no me cae bien”. En este caso son los prejuicios los que dominan la visión paternal. Si es el caso, será necesario establecer un diálogo desde el amor y en tranquilidad para exponer tus puntos de vista y aclarar que el problema son los prejuicios, no la persona. Quizá puedan ayudarse de un terapeuta familiar.

Por seguridad. Es probable que los padres teman que la pareja que no aceptan esté manipulando a sus hijos o que crean que existe un riesgo para su seguridad. En este caso es importante escucharlos y reflexionar sobre sus motivos porque quizá estén observando detalles y situaciones que sus hijos no ven.

Reflexiona sincera y responsablemente. Considera los argumentos de tus padres y reflexiona honestamente si quizá tienen razón. Si tu pareja te violenta de alguna manera o actúa a escondidas, tal vez estás en peligro y no lo ves con claridad. Dale a tus padres el beneficio de la duda.

Qué pueden hacer

padres
Es inevitable que los padres se preocupen por sus hijos. / Foto: Pixabay

Psicología Online recomienda que, si tus padres no aceptan a tu pareja, reflexiones sobre que su opinión puede no cambiar de inmediato, o quizá nunca, pero sí puedes lograr que su convivencia sea respetuosa y pacífica. Las siguientes estrategias pueden ayudar:

Háblales sobre sus cualidades. Cuando hables con tus padres sobre tu pareja destaca sus puntos buenos, sus cualidades, cómo te trata bien. De esta manera les mostrarás un aspecto positivo de tu pareja que quizá ellos no hayan visto.

Pídeles que hagan un esfuerzo. Aclárales que has decidido pasar esta etapa de tu vida con esa pareja, por lo que les pides que hagan el esfuerzo de conocerlo mejor y llevar una convivencia respetuosa.

Reúnelos. Tener la oportunidad de que tus padres y tu pareja convivan puede ayudar a que ambas partes se conozcan mejor y vayan dejando sus prejuicios a un lado. Hagan planes que los incluya a todos.

No mientas. Aunque tus padres no acepten a tu pareja, no les digas que has estado con alguien más para evitar disgustos y discusiones. Si tu relación con esa pareja es seria, es necesario que tus padres lo sepan para que gestionen emocionalmente la situación y lidien con ella.

Pídeles respeto para tu decisión. Así de claro y así de fuerte. Con tranquilidad, explícales cómo te hace sentir su actitud y pídeles que no traten de imponerte sus opiniones.

En esta nota

conflictos familiares problemas de pareja

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain