Para la ciencia, las mujeres que eligen una maternidad tardía benefician su salud mental

Cada vez más mujeres deciden tener embarazos después de los 35 años a pesar de los posibles riesgos, pero ser madre a una edad madura también implica beneficios para la salud mental que la ciencia ha explorado

maternidad tardia

Las madres maduras experimentan muchas ventajas en su maternidad. / Foto: Unsplash

La carrera profesional, las ambiciones individuales y hasta la propia madurez son factores que hacen a las mujeres retardar su decisión de ser madres hasta después de los 35 años. A pesar de los riesgos que ello puede tener en el embarazo, para la ciencia, las mujeres que eligen una maternidad tardía benefician su salud mental.

Es tu primer bebé?

+ Mamá primeriza: 5 cosas que debes saber y que nadie te dirá

Madres maduras

El mundo de hoy vive un fenómeno que está cambiando la composición poblacional en el orbe: las mujeres son madres cada vez más tarde, cuando su madurez económica y psicológica está en el mejor momento. Y es que aunque la edad ideal para el embarazo está determinada biológicamente entre los 25 y los 29 años de edad, nuestro estilo de vida nos hace pensar dos veces la decisión de convertirnos en madres y muchas preferimos hacer otras cosas antes de animarnos a tener un bebé.

Si bien la maternidad tardía implica riesgos bien conocidos por la medicina y que tu ginecólogo no dudará en recitarte si eres mayor de 35 y lo consultas para conocer las implicaciones de embarazarte, debes saber que no todo el panorama es oscuro: hay muchas luces en el camino de una mujer que decide convertirse en madre en el mejor momento de su madurez.

Las desventajas de la maternidad tardía

Empecemos por los riesgos para el embarazo. El primer riesgo quizá sea la disminución natural de la fertilidad en las mujeres cuando rebasan los 35 años. Por eso los tratamientos de fertilidad son tan comunes en este momento, pues las probabilidades de lograr un embarazo “a la antigüita” se reducen conforme pasan los años… pero de que se puede, se puede.

Entre mayor sea la madre, las probabilidades de pasar complicaciones durante el embarazo y el parto también aumentan, como la diabetes gestacional y la hipertensión (preeclampsia) que pueden causar partos prematuros y sangrados uterinos.

embarazo
Tu edad no es una condena. / Foto: Unsplash

También incrementa el riesgo de tener una cesárea en lugar de un parto natural y las probabilidades de que el bebé sufra alguna alteración cromosómica que provoque alguna anomalía como Síndrome de Down o Síndrome de Patau.

A pesar de esto, si eres una mujer en edad madura que está pensando embarazarse, algo importante que debes saber es que estas condiciones no son exclusivas de las embarazadas maduras: también ocurren entre las veinteañeras. La clave está en comprender que tu edad sólo “incrementa el riesgo”, no te condena a nada.

Las ventajas de la maternidad tardía

Además de que, en términos generales, la vida de una mujer mayor a los 35 años es más estable y madura que durante sus 20s, biológicamente también hay aspectos positivos que vale mucho la pena explorar.

Un estudio publicado en el Journal of the American Geriatrics Society reveló que ser madre después de los 35 años mejora las habilidades mentales de las mujeres, pues presentan mayor agudeza mental, son mejores para resolver problemas y cuentan con una mejor capacidad verbal.

Otro estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston encontró que las mujeres que deciden ser madres después de los 33 años de edad tienen el doble de probabilidades de vivir hasta los 95 años o incluso más, en comparación con las mujeres que fueron madres antes de los 30 años.

Y una investigación más de la Universidad de Southern California halló que el aumento de hormonas que se produce durante el embarazo favorece la química cerebral de las madres maduras al punto de mejorar su función cognitiva en edades más avanzadas.

A esto podemos agregar que, al tener un bebé cuando tu madurez económica y psicológica está en su mejor momento, sin duda disfrutarás la maternidad de una manera más consciente y estable que en otras etapas de la vida.

Así que si eres una mujer madura que piensa convertirse en madre, infórmate, consulta a tu médico y prepárate para tomar la mejor decisión.

En esta nota

embarazo y lactancia

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain