Cómo evitar la eyaculación precoz: 10 remedios caseros

Practicar ejercicios con tu órgano genital, añadir ciertos alimentos a tu dieta diaria y probar algunos hábitos de estimulación son parte de las opciones para prevenir la eyaculación precoz

eyaculación precoz

La eyaculación precoz también puede afectar emocionalmente a la pareja, e incluso hacerla sentir culpable. Foto: Freepik

La eyaculación precoz no está calificada como una enfermedad ni mucho menos un trastorno, sino una falta de control donde el orgasmo ocurre apenas se inicia el acto sexual. Sin embargo, es un escenario que afecta emocionalmente a cualquier hombre, ocasionando la pérdida de confianza, depresión y el inevitable trauma de que vuelva a repetirse.

Por lo menos uno de cada tres hombres sexualmente activos sobrellevan este escenario, que en su mayoría se produce por factores psicológicos. Afortunadamente existen remedios caseros que pueden ayudarte a evitar la eyaculación precoz, así que solo es cuestión de levantar el ánimo y aplicarlos.

Algunas opciones consisten en practicar una serie de ejercicios con tu órgano genital y otras se basan en tu alimentación. También está la alternativa de probar algunos hábitos para regular la estimulación.

Según publica el portal Psicología Online, cuando el problema se manifiesta por trastornos físicos, comúnmente es una consecuencia de otras afecciones como la disfunción eréctil o bajos niveles de testosterona. En algunos casos solo puede ser falta de experiencia sexual.

10 remedios caseros para evitar la eyaculación precoz y disfrutar de tu vida sexual

Identificar el momento del orgasmo

1

La mejor manera de aplicar este método es mediante la masturbación, para que conozcas tus sensaciones de placer. De esta formas sabrás el momento exacto en que vas a eyacular.

Cuando sientas que tu orgasmo se aproxima, detén la masturbación y aprieta la zona que se ubica debajo del glande. Al cabo de unos segundos notarás que la sensación de eyacular ha desperacido y allí puedes reanudar los movimientos.

La técnica de Kegel

2

Es una de las más conocidas en el escenario de la eyaculación precoz. Consiste en contraer los músculos al momento de orinar, para detener el flujo, y volver a relajar.

Puedes realizar unas dos o tres sesiones de 20 repeticiones al día.

Presionar el perineo

3

Esta zona, llamada también suelo pélvico, se ubica entre los testículos y el ano. El ejercicio se trata de presionar el perineo justo cuando sientas la necesidad de eyacular.

Normalmente se practica durante la penetración y tu pareja es quien puede hacer la presión.

Alimentos que mejoran el desempeño sexual

4

Funciona más como un complemento ante los otros remedios. Busca incluir estos alimentos en tu dieta diaria: avena, ajo, plátano, sandía, maracuyá, arándanos, aguacate, papaya, apio y kiwi.

Masturbarse antes de iniciar la penetración

5

Es una alternativa riesgosa. Normalmente un hombre tarda más en eyacular durante el “segundo round”. Pero recuperar la erección podría llevarte algunos minutos, lo que apaga el acto sexual.

Quizás es preferible masturbarse unos 20 o 30 minutos antes de iniciar la sesión completa.

Cambia las posiciones sexuales

6

Existen algunas posturas que pueden retardar la eyaculación. Una de las más conocidas es cuando la mujer se sienta sobre el pene del hombre, sin embargo, pueden probar posiciones distintas e identificar las sensaciones.

Preservativo retardante

7

La función principal de estos condones, además de prevenir el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual, es que el órgano genital masculino quede cubierto de tal forma que disminuya la sensación de placer. Así tardarías más tiempo en llegar a la eyaculación.

Intercalar la penetración con otras estimulaciones

8

Si notas que el coito te ordena eyacular, una estrategia para extender el acto sexual es detenerlo y optar a otras formas de estimular placer, como el sexo oral o la propia masturbación.

Respiración

9

Aunque suene muy básico, aprender a controlar la respiración justo antes del clímax es fundamental, ya que puedas regular las pulsaciones cardiacas, relajarte y evitar que tu eyaculación sea precoz.

Toma Ginkgo biloba

10

Al igual que la alimentación, el extracto de esta planta es un complemento que te ayuda a disminuir el estrés, a relajar los músculos de la zona pélvica y a elevar el flujo sanguíneo, manteniendo tu erección por más tiempo.

Cuando la eyaculación precoz se convierte en una condición repetitiva, que incluso comienza a afectar también a tu pareja, lo más conveniente es la terapia psicológica. La idea de buscar ayuda profesional es identificar los motivos que están produciendo el descontrol y trastornando tu vida sexual.

En esta nota

sexualidad

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain