¿Realmente existe el “amor a primera vista”?

Expertos en neurobiología y psicoterapeutas enfrentan sus análisis sobre la romántica teoría en la que dos personas podrían sentir amor tras cruzar sus miradas por primera vez

amor a primera vista

A través de un contacto visual, el cerebro humano puede desprender distintas emociones traducidas en "amor" Foto: Freepik

Resulta muy difícil creer que el amor a primera vista no exista cuando las películas y la televisión nos han llenado con ese tipo de ideas durante décadas. Romeo y Julieta fueron pioneros de la teoría donde un par de miradas quedan profundamente enganchadas al cruzarse, lo que supone un enamoramiento instantáneo, puro y verdadero. ¿De verdad existe tal cosa?

Gabrielle Usatynski, consejera profesional con licencia, apoya la romántica idea con dos puntos de vista. “Si la pregunta es ‘¿Podemos enamorarnos a primera vista?’ La respuesta es sí. Pero asegurar que se trate de amor depende de la definición que tengamos sobre el amor”, explicó la psicoterapeuta.

Sin embargo, otros análisis exponen que no se trata de amor, sino de lujuria. Y es que psicológicamente no hay forma de que el amor trabajado, aquel que es íntimo y comprometido, pueda ocurrir entre dos personas que nunca se han conocido. Y es allí cuando ese “amor” es en realidad atracción física.

¿”Amor a primera vista” o lujuria a primera vista?

Una encuesta realizada en 2012 a más de 1,000 adultos arrojó que “el 56% de los estadounidenses cree en el amor a primera vista”. Según el sondeo difundido por CBS, el porcentaje aumenta cuando se extraen únicamente quienes están casados o en pareja.

Pero la neurobióloga y antropóloga Helen Fisher se atrevió a “desnudar” el cerebro humano para indicar que ese “amor a primera vista” se denomina lujuria. Según la experta el amor consta de tres categorías: lujuria, atracción y apego, todas determinadas por la liberación de las hormonas específicas.

amor a primera vista
La doctora Helen Fisher aclara en su teoría que antes del amor, la pareja atraviesa fases de lujuria y atracción. Foto: Freepik

“Cuando codiciamos a alguien, nuestro cerebro le dice a nuestro sistema reproductivo que produzca más testosterona y estrógeno. El cuerpo codifica que es hora de reproducirse y sentimos la necesidad de acercarnos y asegurarnos. La lujuria es la etapa inicial y lo más relacionado a ese llamado amor a primera vista”, explicó la especialista para el porta Well and Good.

La doctora Fisher indica que la atracción está impulsada por la dopamina, que estimula el placer y que a su vez está asociada con la adrenalina. Es aquí donde la relación entre dos personas entra en una especie de luna de miel, ocasionando que se active una zona del cerebro: el sistema límbico, encargado de regular las emociones.

Pero el amor verdadero únicamente ocurre en la tercera categoría, donde la lujuria se ha convertido en apego. Esto gracias a la segregación de la oxitocina, una hormona que produce conexión o unión.

3 señales de que estás experimentando el “amor a primera vista”

Luego que la especialista Helen Fisher transformara el “amor a primera vista” en lujuria, por medio de un proceso neurobiológico, existen formas de identificar que efectivamente estás experimentando dichas emociones.

Creas una sutil obsesión

1

Esta señal consiste en sentir un deseo incontrolable de saber más acerca de esa persona que te atrae físicamente, incluso si se trata de un perfecto extraño.

Durante esta obsesión puedes estar abierto a infinitas posibilidades. Sin embargo, debes tener cuidado de calificar o asumir atributos que aún no has descubierto.

Por ejemplo, cuando alguien guapo te crea esa lujuria, solemos afirmar que por ser guapo también es inteligente, divertido y fiel. ¡Error!

Contacto visual

2

Si no puedes dejar de mirar a esa persona, sencillamente estás experimentando el “amor a primera vista”. En caso de ser recíproco, este contacto visual puede ser muy poderoso, liberando desmedidamente testosterona y estrógenos.

Sientes comodidad

3

La lujuria o puede ir acompañada de una sensación de comodidad y esperanza, donde es posible creer que todo lo que sientes es amor.

Cuidado con estas emociones, porque pese a ser muy placenteras, ofrecen distorsiones de la realidad, sobre todo en las personas menos experimentadas.

En esta nota

problemas de pareja

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain