Trabajar más de 8 horas al día causa depresión a los 50 años, según estudio

Una investigación publicada el 3 de abril analizó el vínculo entre los horarios de empleo y la salud a largo plazo, revelando que quienes excedían las 8 horas de trabajo al día podrían sufrir depresión a los 50 años de edad

Las extensas jornadas laborales, sobre todo frente a computadoras, afectan significativamente la espalda y la vista.

Las extensas jornadas laborales, sobre todo frente a computadoras, afectan significativamente la espalda y la vista. Crédito: Shutterstock

La jornada de 8 horas de trabajo al día, que se traduce a 40 semanales (5 días continuos) es el formato más recurrente que puedes conseguir en un empleo que exige un horario de turno. Sin embargo, el problema radica en que excedas esa cantidad, otro escenario que ahora también es muy común.

Una investigación titulada: “Cómo nuestros patrones de empleo longitudinales podrían moldear nuestra salud a medida que nos acercamos a la edad adulta media”, publicada el pasado 3 de abril en la revista PLOS ONE, reveló que trabajar más de 8 horas al día puede provocarte depresión cuando alcances los 50 años de edad.

Asimismo, ese ritmo de vida laboral puede perjudicar significativamente tu calidad del sueño, de manera progresiva. Y si trabajas sentado, hay hasta siete formas en las que arriesgas tu salud.


Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Los trabajos con horarios cambiantes son los peores para la salud

Los autores del estudio utilizaron datos de la Encuesta Nacional Longitudinal de la Juventud, que data de 1979, y así analizar el vínculo entre los horarios de empleo, cantidad de horas trabajadas y la salud a largo plazo.

Tras la exploración, estas fueron las cifras que obtuvieron:

  • Un 26% de los participantes trabajaban en horas estándar estables
  • Un 35% lo hacía principalmente en horas estándar
  • Un 17% comenzó con horarios estándar, pero luego fueron cambiados a ritmos más complicados, como turnos nocturnos y rotaciones.
  • Y con un 12% ocurrió lo contrario: empezaron en horarios cambiantes y luego terminaron en un ritmo estándar más estable.

Ese 17% de jóvenes, al igual que los del 12%, que afortunadamente para ellos, luego fueron llevados a un ritmo de trabajo más estable, tendían a dormir menos y experimentaban una pésima calidad del sueño.

Asimismo, reportaron signos de ansiedad y depresión cuando alcanzaban los 50 años de edad.

Incluso, el estudio arrojó otra curiosidad: en el periodo de 20 a 30 años de edad, mientras pasaba el tiempo, más horas de trabajo eran añadidas a su vida laboral.

Las jornadas de trabajo desde casa, el llamado “home office”, que se ha ido incrementando desde la pandemia del COVID-19, parecía ser una significativa comodidad al principio. Sin embargo, muchos se quejan de que ahora laboran prácticamente sin horario, es decir, “todo el tiempo”.


La información contenida en este artículo es solo para fines educativos e informativos y no pretende ser un consejo médico o de salud. Siempre consulte a un médico u otro proveedor de salud calificado con respecto a cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica u objetivos de salud.

En esta nota

prevención de enfermedades
Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain