Fluoxetina: ¿Antidepresivo o estimulante? Cómo debes tomarla

La fluoxetina es un medicamento que aumenta los niveles de serotonina en el cerebro, que a su vez es un neurotransmisor que regular el estado de ánimo, las emociones y el comportamiento

Qué es la fluoxetina y cómo debes tomarla.

Iniciar un tratamiento con fluoxetina suele causar incertidumbre, por temor a adicción o efectos de dependencia. Crédito: Shutterstock

En la variada lista de psicotrópicos, la fluoxetina parece ser un “hermano conciliador”. No produce sueño, no es invasivo (en una dosis justa), e incluso, a algunos ni les causa adicción o dependencia. Sin embargo, este medicamento no deja de ser un antidepresivo y necesitas entender sus funciones para saber cuán saludable es tomarlo.

Hay quienes lo califican como un “estimulante” o píldora que representa un envión anímico para afrontar el día a día, pero esta no es la definición clínica.

La fluoxetina es un medicamento que pertenece a la clase de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). En palabras más sencillas, aumenta los niveles de serotonina en el cerebro, que a su vez es un neurotransmisor que regular el estado de ánimo, las emociones y el comportamiento.

De acuerdo al equipo de expertos de la Clínica Cleveland, combate la depresión, los ataques de pánico y la bipolaridad, lo que incluye alteraciones en el estado de ánimo e irritabilidad.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Estos son los trastornos mentales que trata la fluoxetina, según la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM):

  • Depresión mayor
  • Trastornos de ansiedad
  • Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)
  • Trastorno de pánico
  • Trastornos alimentarios, como la bulimia nerviosa

Cómo debes tomar la fluoxetina

Lo principal es que la consumas únicamente bajo prescripción médica. En algunos países se comercializa como medicamento de venta libre, por ser un “antidepresivo suave”, pero es conveniente que un especialista indique que lo necesitas y cómo deberías tomarlo en tu caso particular.

La fluoxetina puedes tomarla con o sin alimentos, siendo la mañana o antes del mediodía el mejor horario, según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Esto significa que podrías ingerirla con tu desayuno.

Al tener efectos estimulantes que podrían entorpecer la conciliación del sueño, no es recomendable que la tomes durante la noche.

También es conveniente que, si lo tomas por la mañana, mantengas el mismo horario todos los días, de modo que en tu organismo haya un nivel constante y equilibrado de fluoxetina.

Dependiendo de las indicaciones de tu médico, la dosis diaria de fluoxetina se ubica entre los 20 y 60 miligramos. Sin embargo, esto lo determina el tipo de trastorno que deseas tratar, tu edad y la intensidad de los síntomas que estás experimentando.

Finalmente, debes saber que la fluoxetina no tiene un efecto inmediato, como un “alprazolam”, por ejemplo, sino que es progresivo. Según expertos, podrías empezar a ver los resultados durante la tercera semana, después de empezar el tratamiento. Y entre las 4 y 8 semanas, el medicamento alcanzará su punto máximo de efectividad.


La información contenida en este artículo es solo para fines educativos e informativos y no pretende ser un consejo médico o de salud. Siempre consulte a un médico u otro proveedor de salud calificado con respecto a cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica u objetivos de salud.

En esta nota

uso de medicamentos
Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain