Qué es una cita a ciegas: 5 consejos para que funcione, incluso como amigos

El objetivo de una cita a ciegas es eliminar la predisposición y ofrecer más posibilidades ante la impresión de conocer físicamente a alguien. Si no existe la atracción esperada, siempre hay formas de disfrutar como amigos

Cita a ciegas

Que tu cita a ciegas no haya generado una atracción física no implica que no puedas seguir disfrutando del momento. Crédito: Shutterstock

Aunque tal vez ya no es una práctica muy recurrente, gracias al alcance de las aplicaciones de citas, una cita a ciegas siempre es una decisión osada. Seguramente te estás imginando en un restaurante con los ojos vendados sin poder ver a tu acompañante, pero no, consiste en que vas a conocer físicamente a esa persona solo cuando ya estén en la cita, es decir, ‘face to face’.

¿Que pudieras querer salir corriendo? Sí, cierto. ¿Que quizás sea la media naranja que tanto buscabas? También es cierto. Una cita a ciegas se caracteriza por ser arriesgada, pero su objetivo principal es eliminar la predisposición, esa pizca de superficialidad que todos tenemos y ofrecer más probabilidades a partir de la impresión de ver a esa persona.

Y básicamente eso es lo más complicado de una cita a ciegas: tenerla con un “desconocido”, entre comillas, porque lo ideal es que se trate de un conocido por parte de alguna de tus amistades. No se recomienda que literalmente sea alguien que no tiene ningún tipo de nexo contigo.

Por supuesto que siempre estará la posibilidad de que esa persona no te atraiga, pero no implica que ambos no puedan pasar un rato agradable, incluso como amigos.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

5 consejos para que tu cita a ciegas funcione

Haz un acuerdo previo

1

¡Esto es fundamental! Porque es un pacto que define lo que será el resto de la cita a ciegas. Si tienes posibilidad de hablar antes con esa persona, lleguen al acuerdo de pasarla bien así no haya una atracción física y decidan disfrutar como amigos.

Sé flexible

2

Esto significa que cuides tus gestos al momento de ver a esa persona, sobre todo si no es lo que esperabas o lo que te habían contado. Recuerda que tú también podrías ser algo que tu cita definitivamente no esperaba.

La flexibilidad indica amistad, es un: “bueno, si no nos gustamos no importa, vamos a divertirnos como amigos y a pasarla bien”.

Los gestos de desánimo se verían muy feos en ti y en lo que transmites, así que haz un esfuerzo y disfruta el momento. A menos que la persona esté comportándose de forma desagradable.

Lo mejor es un lugar público

3

Y que haya otras actividades aparte de conversar. El ‘face to face’ en un restaurante obligaría a que el único entretenimiento sea hablar, pero si la conexión comunicativa no resulta favorable, tu cita a ciegas será larga y tortuosa.

Busca romper el hielo

4

Este consejo está muy conectado con el segundo: ser flexible. Una buen chiste, una anécdota graciosa o cometer alguna tontería son detalles que rompen el hielo, lo que favorece el desarrollo de tu cita a ciegas. Si de verdad quieres pasarla bien, tritura ese huelo de inmediato.

Opta por hacer algo divertido

5

Comer en un restaurante o sentarte a tomar café quizás no sea lo más óptimo cuando las conversaciones no hacen conexión, no hay ese feeling de inicio, sino que tal vez pueda tomar más tiempo.

Pero para no caer en silencios incómodos, mejor opta por caminar en un centro comercial, hacer actividades en un parque o pagar el día en un gimnasio donde puedan hacer ejercicios y platicar.

Te puede interesar:

En esta nota

problemas de pareja

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain