A mi hijo pequeño le cuesta hablar: 10 formas de ayudarlo con amor y paciencia

La doctora Esperanza Aguilar, psicóloga y experta en la rehabilitación de la comunicación, ofrece 10 técnicas efectivas que puedes aplicar desde casa si a tu hijo pequeño le cuesta hablar

A mi hijo le cuesta hablar

Para que tu hijo pequeño logre pronunciar más palabras, la paciencia y la motivación son dos ingredientes esenciales. Crédito: Shutterstock

A partir de su primer añito, los niños comiezan a mencionar algunas palabras con claridad. No necesariamente “papá” o “mamá”, sino aquello que han escuchado con más frecuencia y que pudieron retener en su mente. Pero si avanza el tiempo y notas que a tu hijo pequeño le cuesta hablar, hay varias formas en las que puedes ayudarlo para que desarrolle su sentido del lenguaje.

La doctora Esperanza Aguilar, psicóloga, logofoniatra y logopeda que ejerce su profesión en Madrid, ofrece varias técnicas que puedes aplicar desde casa para que tu pequeño expanda su vocabulario, mejore la pronunciación de las palabras que suelta y sobre todo que se sienta motiva a hablar.

10 consejos para ayudar a tu hijo pequeño si le cuesta hablar

No te adelantes a lo que quiere decir

1

Es probable que tu hijo, cuando le cuesta hablar, opte por señalar lo que quiere en lugar de pronunciarlo. Si apunta hacia una manzana que está en la mesa, no la tomes y se la des enseguida, sino pregúntale si eso es lo que desea.

La idea es que le des algunos segundos para concentrarse y pronunciar “manzana”, “zana”, “machana” o algo similar. Pero tampoco dejes que se frustre, ya que habrá más momentos para repetir el ejercicio.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Haz silencios, no lo atosigues de palabras

2

Si le hablas sin parar, tu hijo o hija no desarrollará los turnos de palabras, además de que podría volverse ansioso. La doctora Esperanza Aguilar aconseja que cuando le hagas una pregunta, respeta el silencio y no contestes tú misma, esperando que pueda soltar alguna palabra.

Escoge frases y palabras sencillas

3

Esto es fundamental. Las palabras de tres y cuatro sílabas son más complicadas de retener para un niño pequeño. Y si le dices “arándanos” probablemente termine diciendo “ánanos” o “ándanos”. Es decir, siempre acortará la palabra, así que al principio busca opciones más sencillas.

Hazle correcciones indirectas

4

Por lo general los niños confunden los nombres de los animales con los sonidos que hacen. Es probable que en lugar de decir perro, diga el onomatopéyico “guau”.

La doctora Aguilar recomienda que no le corrijas directamente como: “No, ‘guau’ no, perro”. Por el contrario si menciona “guau” o “miau”, rectifícale diciendo: “Sí, es un perro” (o un gato).

Extiende lo que quiere decir

5

Es un sano ejercicio para extender su capacidad de mencionar palabras al tiempo que las va escuchando. Siempre que diga “papá”, por ejemplo, añade “ese es papá” o “qué alto es papá”.

Si expresa “Guau ande”, le añades “sí, el perro es grande”. Siempre háblale lento para que escuche bien las palabras y fíjate si las repite. Si lo hace quiere decir que te ha escuchado detenidamente y se ha interesado.

Pero si queda en silencio respétaselo, porque en su cabecita está asociando la palabra “grande” con el tamaño del perro.

Hazle preguntas donde deba elegir

6

Otra clave vital que recomienda la logopeda Esperanza Aguilar. Siempre que le hagas una pregunta preséntale opciones.

Si va a comer, dile: ¿quieres pan o panqueca? o si quiere jugar consúltale: ¿quieres los carritos o la pelota?

Además de mencionarle palabras que puede pronunciar, le estarás enseñado el sentido de la elección. Tu hijo aprenderá a decidir qué es lo que quiere en ese momento.

Canta con tu hijo

7

Las canciones pueden ayudarte mucho en el proceso para que tu hijo pueda hablar mejor cuando le cuesta. Los niños asocian mucho las palabras con los ritmos musicales, así que ponle una canción donde haya palabras sencillas y luego haz el ritmo de la música a ver si pudo retenerlas.

Dale un entorno sano e infantil

8

Tu hijo necesita su espacio para jugar, donde pueda tomar los juguetes que desee, elegir y dar cabida a su iniciativa. De acuerdo a la doctora Esperanza Aguilar, cuando el niño desarrolla su psicomotricidad también está impulsando su sentido del lenguaje.

Léele cuentos

9

¡Maravilloso! Los cuentos son una obra de arte para enseñar a los niños a pronunciar más palabras, además de expandir su imaginación, entretenerlos y relajarlos.

A través de los cuentos también desarrolla su interés por la comunicación y su capacidad para hacer preguntas.

Es importante que seas explícita con los cuentos, es decir, menciona las palabras con precisón, en un tiempo adecuado, cambiando las tonalidades e imitando los sonidos que aparezcan, como el rugido del león o el arranque de un vehículo.

Motívalo y celebra sus logros

10

Celebra cada palabra que aprenda a pronunciar y hazle saber lo feliz que te sientes cuando lo logra. Motiva a tu pequeño, dile lo inteligente que es y regálale todo el amor que se merece.

Te puede interesar:

En esta nota

crianza de los hijos

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain