Cómo seguir disfrutando de la sexualidad si tu pareja tiene disfunción eréctil: 7 tips de una sexóloga

La doctora Caitlin Neal, sexóloga clínica, entrenadora de sexo y relaciones de pareja, ofrece hasta 7 consejos para continuar disfrutando de los placeres de la sexualidad aunque tu pareja sufra de disfunción eréctil

Disfunción eréctil

Aunque la penetración es una de las técnicas sexuales preferidas, es quizás la menos efectiva para que la mujer alcance el orgasmo. Crédito: Shutterstock

¿Quién dijo que la disfunción erécil significaba el FIN de tu sexualidad en pareja? Aunque evidentemente es una situación difícil, más allá de que la impotencia sea física o psicológica, no implica que no puedas volver a disfrutar de la intimidad. La doctora Caitlin Neal, sexóloga clínica, entrenadora de sexo y relaciones, ofrece hasta 7 consejos para que tu cama siga “ardiendo”.

Según la especialista y otros educadores de la sexualidad, el coito vaginal no lo es todo en las relaciones íntimas. Aunque si ambos son “fanáticos” de esta práctica, la más recurrente, obvio, descartarla y optar a otras alternativas puede ser aburrido. Pero en realidad es cuestión de no permitir ni depender de la técnica menos efectiva para alcanzar el orgasmo.

De acuerdo a un estudio publicado en el Journal of Sexual Medicine, que precisó cuánto tiempo necesita una mujer para alcanzar un orgasmo, también señaló que el sexo oral se acomoda como la opción más placentera para llegar al clímax, con un 80% de probabilidades por encima de la penetración. La masturbación, las caricias en puntos clave e incluso los masajes sexuales fueron más eficaces para que la mujer “tocara las estrellas”.

7 tips para disfrutar de la sexualidad si tu pareja sufre de disfunción eréctil

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Comienza por creer en tu placer

1

“Es 100% posible que las personas con disfunción eréctil y sus parejas disfruten de una vida sexual placentera”, afirmó la sexóloga Caitlin Neal. Y este es el primer paso para lograrlo: creer firmenente en que sí s posible.

El orgasmo no se alcanza únicamente por una erección, sino que compromete una disposición, entrega, relajación, técnicas, creatividad, amor y CREER.

Pero ojo, no solo es importante que tú lo creas, también es indispensable que se lo transmitas a tu pareja.

Comunicación

2

Elegir un momento para hablar de la disfunción eréctil, fuera del instante en que se manifestó el problema, suele ser muy complicado. Sin embargo, es allí donde se debe tocar el tema.

“Escoge un momento en el que no hayas tenido relaciones sexuales, cuando estén relajados y puedan procesar la conversación”, recomendó la doctora Neal.

Recuerda emplear frases constructivas, expresando cuánto te encanta tu pareja, lo bien que la pasas con ella y sobre todo presentar el problema (y las posibles soluciones) como algo que les involucra a ambos.

No es lo mismo decir “me gustaría que intentaras” a “me encantaría que intentáramos”. Cuando haces tuyo el problema, y lo es, la presión de tu pareja baja a nivel controlable.

Acudan a terapia de pareja

3

Aunque está estigmatizada y desplazada a ser una opción válida para las peores crisis, la realidad es hay hasta 9 motivos por los que una relación amorosa requiere de terapia de pareja.

Y sin duda que la disfunción eréctil y otros inconvenientes sexuales califican para ser tratados con un especialista.

Piensa en tu definición acerca del sexo

4

Para muchos hombres y mujeres, la definición total del sexo es la erección, penetración y orgasmo. Sin embargo, otros lo relacionan a una conexión emocional y álmica que arranca desde lo físico. Este quizás es el pensamiento en el que debes navegar para que el miembro de tu pareja no acumule todo el protagonismo.

La doctora Rachel Wright, psicoterapeuta y especialista en pareja desde las relaciones sexuales, aconseja verlo como “cualquier acto significativo de placer”.

Bajo ese concepto, el acto sexual involucra masturbación, besos, toques, erotismo, creatividad y posibilidades.

Pregúntate por qué te gusta el sexo

5

No te confundas, porque esta pregunta es muy distinta a la definición del sexo, sin embargo, en base a lo que te gusta en la cama podrías tener una noción menos o más lúcida sobre qué es para ti el acto sexual.

¿El orgasmo? por supuesto, es la avellana que “duerme” en el centro del bombón de chocolate, pero hay más. Decir que el único placer es el orgasmo es una mentira física, pues tu cuerpo se somete a todo tipo de placeres y sensibilidades antes del estallido.

Piensa, medita y si lo deseas escríbelo: ¿qué es lo que más te gusta de la sexualidad? algunos expondrían que el juego previo o quizás el sexo oral, que cuenta con métodos como el “Kivin” para mejorar la intensidad del orgasmo femenino.

Atrévete a los juguetes sexuales

6

El miembro de tu pareja no es lo único que puede brindarte una penetración placentera. ¿No lo sabías? Pues hay buenas noticias, porque “hay muchos juguetes sexuales que pueden reemplazar una rerección”, afirma la sexóloga Caitlin Neal.

Conversa con tu pareja y visiten juntos una ‘sex shop’, donde hay una enorme varidad de opciones placenteras.

No te estreses

7

Si la disfunción eréctil es la impotencia masculina, el estrés pasa a ser la impotencia femenina, impidiendo tu disposición, lubricación y disfrute.

Por si fuese poco, ese estrés podrías transmitirlo a tu pareja y “en realidad pueden empeorar mucho la disfunción eréctil”, señaló la doctora Neal.

Te puede interesar:

En esta nota

problemas de pareja sexualidad

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain