Cómo limpiar una olla quemada: con vinagre blanco y bicarbonato quedará como nueva

Una mezcla de bicarbonato de sodio con vinagre blanco para limpiar una olla quemada es un truco efectivo que podrás aplicar en 3 pasos, sin invertir dinero ni mucho tiempo

Cómo limpiar una olla quemada

El tiempo de uso y la exposición al calor son las razones principales para que tu olla vaya adquiriendo ese aspecto quemado u opaco. Crédito: Shutterstock

Seguramente has estado hasta una hora desgastando el jabón de lavaplatos para retirar los restos quemados que se adhieren a las ollas y sartenes de tu casa. No conforme aplicas un desagrasante y un estropajo de alambre para cumplir el objetivo. Como resultado: el material rayado, con algunos puntos negros y con tu brazo agotado. Pero en esta oportunidad te enseñaremos el “truco” que necesitas para limpiar una olla quemada, dejándola como nueva.

Estos utensilios de acero inoxidable por lo general son resistentes y fáciles de lavar, pero con el tiempo van perdiendo el brillo y adquiriendo un aspecto más opaco, debido a los años de uso y la exposición al calor. Sin embargo, cuando entra en contacto con un alimento que se quema, se forma una capa oscura que es complicada de retirar. Lo mismo sucede cuando no se lava correctamente.

Indistintamente del motivo, parece que lo más sencillo es desecharla y comprar una nueva olla, pero hay dos aliados que van a ayudarte sin invertir demasiado tiempo ni dinero: vinagre blanco y bicarbonato de sodio. ¡El resultado es maravilloso!

Te puede interesar: Los 4 lugares más sucios de tu casa están en la cocina. ¿Cómo limpiarlos?

Cómo limpiar una olla quemada con vinagre blanco y bicarbonato

1. En un recipiente (no la olla) disuelve una buena cantidad de bicarbonato de sodio y vinagre blanco, removiendo correctamente hasta que se forme una pasta. La consistencia es ideal.

2. Seguidamente agrega la mezcla en la base y paredes de la olla quemada, dejando reposar el líquido durante unos 15 o 20 minutos. Mientras más manchas tenga, mayor es el tiempo que deberías esperar. Si son varios utensilios, puedes hacer que repose toda la noche.

3. Ahora vas a mojar una esponja en vinagre y comienza a frotar con fuerza por todas las paredes de la olla quemada para retirar la pasta. Si las manchas aún se resisten aplica el estropajo metálico, pero toma en cuenta que podrías rayar el utensilio.

4. Una segunda alternativa, para no dañar el material con la esponja de alambres, es repetir la operación tantas veces como haga falta para que los rastros de comida quemada desaparezcan. Ten paciencia si no se retira por completo en el primer intento, lo importante es que vayas notando el cambio.

Este truco también puedes aplicarlo en los sartenes u otro tipo de recipientes de la cocina. Incluso funciona para limpiar el horno de tu casa sin utilizar productos químicos.

También te puede interesar: Esponja para lavar platos acumula 10 millones de bacterias: qué accesorios utilizar

En esta nota

remedios caseros

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain