Cómo limpiar el horno de tu cocina sin productos químicos

Las puertas, ventanas, paredes, perillas y rejillas del horno son las zonas más importantes al momento de aplicar la limpieza

limpiar el horno

Dependiendo cuántas veces lo uses, es recomendable limpiar el horno al menos una vez al mes. Foto: Freepik

Al igual que la cocina, nuestro horno puede ensuciarse tras cada uso, llenándose de una densa y desagradable capa de grasa. Este electrodoméstico también puede concentrar hongos y otras bacterias, por lo que siempre requiere de una buena limpieza, lo que además alagará su vida útil.

Existen remedios caseros que son asequibles, prácticos y eficaces para mantener el horno de tu cocina impecable. Gracias a ellos ya no necesitarás invertir en costosos y nocivos productos químicos, que incluso pueden ser más complicados de emplear.

Lo ideal es que limpies el horno cada vez que se utilice, pero sabemos que con tantos quehaceres en el hogar se hace difícil que rinda el tiempo. Sin embargo, este electrodoméstico debe ser aseado al menos una vez al mes, así evitarás que se ensucie en exceso, haciendo que la grasa sea más difícil de retirar.

El portal Pure Wow aclara que es importante leer el manual del horno antes de limpiarlo, para determinar cuáles son las partes más seguras, delicadas y difíciles de alcanzar. Generalmente las partes más importantes son: las puertas, ventanas, paredes, perillas y rejillas del horno. Asimismo, no se recomienda enjuagar los calefactores del techo y piso del horno.

2 métodos para limpiar tu horno con productos naturales

Existen alternativas caseras que vamos a enseñarte cómo aplicarlas para mantener la asepsia dentro de tu horno. Y no te preocupes por los elementos, porque seguro están al alcance de tu mano.

Vinagre y bicarbonato de sodio

1
limpiar el horno
Foto: Freepik

Para aplicar este método solo necesitarás agua, un cepillo pequeño, espátula, guantes de goma, paño húmedo, botella de spray, vinagre blanco y bicarbonato de sodio.

Procedimiento:

Primero debes retirar todo lo que se encuentre dentro del horno: ollas, sartenes y bandejas. Luego prepara una mezcla con tres cucharadas de agua en media taza de bicarbonato de sodio, revuelve hasta hacer una pasta que quede en un punto medio, es decir, no muy esposa ni líquida.

Usa los guantes para aplicar la pasta y con la ayuda del cepillo trabaja en cada espacio del horno, recordando siempre no llegar a la zona de los calefactores.

Una vez que hayas finalizado deja actuar el producto al menos por 12 horas. Te recomendamos realizar este procedimiento en la noche, para poder seguir con la limpieza en la mañana siguiente.

Al transcurrir el tiempo estimado la pasta se secará, así que debes humedecer el paño y empezar a retirarla. Y ahora es turno para la espátula, que servirá para quitar los residuos más adheridos.

Para terminar el proceso, mezcla un vaso de vinagre blanco con uno de agua en una botella de spray o atomizador. Aplícalo en la puerta del horno y luego retira con un paño limpio. ¡Listo!

Con limones

2
limpiar el horno
Foto: Freepik

Otra manera de limpiar tu horno, en lugar de usar bicarbonato de sodio y vinagre, es con limones. Necesitarás lo siguiente: tazón para horno, dos limones, guantes de goma y un paño húmedo.

Procedimiento

Llena el tazón con agua y agrega los dos limones cortados por la mitad. Luego enciende el horno y caliéntalo a 250 grados.

Cuando el horno esté bien caliente coloca el tazón dentro y déjalo cerrado al menos una hora. Después apágalo y espera a que se enfríe un poco (no por completo) hasta que sea seguro empezar a limpiar.

Para finalizar, enfúndate los guantes de goma y con un paño húmedo limpia todas las superficies de tu horno. Si es necesario, para las superficies más difíciles puedes usar una esponja texturizada.

En esta nota

limpieza del hogar

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain