Cesárea: cómo debes cuidarte en casa después de esta cirugía para evitar complicaciones

Las atenciones que debes tener después de una cesárea no son muy diferentes a los de cualquier otra cirugía, sin embargo, mientras más cuidados cumplas, menor es el riesgo de sufrir complicaciones

cesárea

A menos que haya un motivo especial o de emergencia, los médicos siempre recomiendan que las embarazas opten al parto natural y no a la cesárea. Crédito: Freepik

Un parto por cesárea es una intervención quirúrgica que se practica por requerimiento de los padres o bajo recomendación médica, sobre todo cuando hay una emergencia asociada al embarazo que podría poner en riesgo la vida del bebé. Incluso, si la parturienta no tiene motivos para que se efectúe la operación, el especialista suele tratar de convencerla, ya que la recuperación de la cesárea implica una recuperación más lenta y cuidados postoperatorios precisos.

De acuerdo al portal Mega Baby, las atenciones que la cesareada debe tener no son tan distintos a los de cualquier otra cirugía, por lo que tampoco es necesario guardar un reposo absoluto en cama, a menos que el médico lo indique por una razón especial.

Sin embargo, es ampliamente conocido que el parto por cesárea es una desventaja para la mujer, ya que al tratarse de una intervención quirúrgica se expone al riesgo de:

1. Contraer infecciones en revestimiento del útero

2. Hemorragia postparo

3. Reacción a la anestesia

4. Coágulos de sangre

5. Lesiones quirúrgicas

Dependiendo del los cuidados postoperatorios que tenga la madre, la posibilidad de padecer alguna de las afecciones anteriores se reducirá signiticativamente.

También te puede interesar: Postparto y salud mental: cómo identificar si tienes un trastorno obsesivo-compulsivo con tu bebé

Cómo debes cuidarte en casa después de una cesárea

No levantes peso

1

La mejor referencia para cumplir esta pauta es que no cargues algún objeto que sea más pesado que tu bebé recién nacido.

Además, las actividades hogares debes hacer con muy baja intensidad, sobre todo aquellas que impliquen agacharse o hacer fuerza, ya que corres el riesgo de la herida se abra.

Lo mejor es que por unos días te mantengas alejada de oficios de limpieza como barrer, trapear y otros movimientos para alcanzar lugares bajos o altos.

Toma mucha agua

2

Hidratarse después de la cesárea es sumamente importante ya que durante la cirugía se pirden líquidos corporales que recuperas tomando agua. De no hacerlo con frecuencia en los primeros días, podrías sufrir de estreñimiento. Además de H2O, consuma frutas y sopas.

Te puede interesar: 4 razones para comer más ciruela pasa todos los días (además de aliviar el estreñimiento)

Mantente alerta a tus síntomas

3

La fiebre y el dolor de la cirugía son los síntomas más comunes a los que debes prestar atención en su intensidad. Si desarrollas fiebre alta o el dolor es intolerable, lo mejor es que acudas a tu médico para revisar la herida y chequear si no ha ocurrido alguna hemorragia o infección.

Evita las relaciones sexuales

4

Volver a la sexualidad después del parto o cesárea tiene su proceso, personal, hormonal y físico. Pero en caso de una cirugía es importante que, hasta que el médico lo indique, te abstengas de tener relaciones sexuales. Esto para evitar estiramientos, precios o movimientos bruscos que ocurren durante el acto íntimo, incluso posiciones que no sean saludables para la cicatrización.

Tampoco es recomendable que subas o bajes escaleras.

No te bañes en piscinas ni jacuzzis

5

No es buena idea que utilices la tina del baño para bañarte, hasta que la herida de la césarea quede lo suficientemente cicatrizada. Mientras estás en proceso de recuperación, lo más saludable es que te duches bajo la regadera.

También te puede interesar: Cómo evitar un parto prematuro: 7 consejos durante el embarazo

En esta nota

cuidados post-embarazo

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain