Demencia y Alzheimer: 4 formas en que la dieta mediterránea te puede ayudar a prevenirlos

En la dieta mediterránea destacan los ácidos grasos como el Omega-3, que reduce el riesgo de Alzheimer y pérdida de memoria a largo plazo. Además, hay un menor consumo de carnes rojas y lácteos

demencia y alzheimer

Exquisitez de la dieta mediterránea: atún con judías verdes, tomates, huevos, papas y aceitunas negras. Crédito: Freepik

Durante cuatro años consecutivos la dieta mediterránea ha sido elegida por la revista estadounidense US News & World Report como la dieta número 1 del mundo. Y uno de los beneficios más atractivos que ofrece este patrón alimenticio es su aporte a la salud mental, principalmente reduciendo el riesgo de deterioro cognitivo, demencia y Alzheimer.

De acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, cerca de 6 millones de estadounidenses sufren Alzheimer, una enfermedad que impacta en la memoria, el pensamiento y comportamiento. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reportó recientemente que en la actualidad alrededor de 55 millones de personas padecen demencia.

En la dieta mediterránea abundan los frutos secos, aceite de oliva, grasas saludables, pescado, granos, cereales integrales, frutas y vegetales. Es toda una forma exquisita de alimentarse y está comprobado científicamente que es la más saludable, reseñó Eat This.

Aunque actualmente no existe una cura para el deterioro cognitivo, sí hay maneras de ralentizar el progreso de estas enfermedades mentales y una de las formas más efectivas es gozando de las bondades que ofrecen los alimentos que pertenecen a la dieta mediterránea. En su menú destacan los ácidos grasos como el Omega-3 y sobre todo la reducción de otras comidas nocivas: con aditivos y ultraprocesadas.

Cómo la dieta mediterránea ayuda a prevenir la demencia y el Alzheimer en 4 formas

La presencia de Omega-3

1

Nuestro cerebro está compuesto por 60% de grasa y un 30% de ella está hecha de Omega-3, siendo la dieta mediterránea muy rica en este componente. Además, reduce el riesgo de sufrir Alzheimer y previene la pérdida de memoria a largo plazo.

Incluso tus emociones pueden determinarse por la cantidad de Omega-3 que hay en tu cuerpo. También los granos que incluye esta dieta tienen efectos antidepresivos.

Alimentos con Omega-3: pescados como como la caballa, el arenque, las sardinas, el atún blanco, el salmón y la trucha de lago, las nueces, semillas, el aceite de oliva, la avena y algunas frutas como las fresas, el aguacate y las moras.

Una dieta rica en grasas insaturadas

2

Cuando adoptamos la dieta mediterránea, inmediatamente empezamos a consumir alimentos de grasas insaturadas, como los aguacates, el salmón y verduras frescas. Y de acuerdo a un estudio publicado en la revista Neurology, estos alimentos limpian el cerebro de una acumulación anormal de proteínas que depositan placa alrededor de las células cerebrales, desarrollando así la pérdida de memoria y demencia.

También te puede interesar: Dieta SAD: alimentos ultraprocesados, azúcar y grasa saturada, el estandar de la alimentación estadounidense, según estudios

Menor de consumo de lácteos y carnes rojas

3

Al apartar las carnes rojas y lácteos de la rutina alimentaria, tu salud cerebral se verá muy beneficiada. La misma investigación publicada en Neurology demostró que quienes comenzaron a asumir la dieta mediterránea, descartando aquellos alimentos, obtuvieron mejores resultados en pruebas cognitivas y “una menor contracción del volumen cerebral”, lo que está asociado a la demencia.

En otro estudio similar, publicado en 2018 en el Instituto Nacional de Salud (NIH), investigadores descubrieron que quienes consumen en exceso carne roja, grasas saturadas y azúcares añadidos, tienen más depósitos de beta-amiloide, una proteína que forma placa en el cerebro y eleva el riesgo de desarrollar Alzheimer y otras afecciones cognitivas.

El uso de energía

4

Finalmente, la ciencia también evidenció que quienes consumen la llamada dieta occidental tuvieron un menor uso de energía, que representa un signo de actividad cerebral que sugiere el desarrolo temprano de demencia. Esto es comparación con los voluntarions que sí adoptaron la dieta mediterránea.

Para dar con los resultados, el equipo de científicos realizó un escáner cerebral de seguimiento, dos años después de que cada grupo asumiera su dieta elegida.

En esta nota

dieta saludable salud mental

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain