Amigos con derechos: qué tan saludable es intentar este tipo de relación

Ser amigos con derechos es un acuerdo entre dos personas que se atraen, pero no están interesados en llegar a una relación de pareja, por lo que se limitan a tener únicamente encuentros sexuales

amigos con derechos

Una relación de "amigos con derechos" se vuelve peligrosa con el tiempo, ya que las emociones piden algo más que no está pautado. Foto: Freepik

Esta tendencia de los amigos con derechos depende de la mentalidad y forma de ser de cada uno de los involucrados. Hay quienes podrían expresar un rotundo ¡NO! pero otros estarían de acuerdo en al menos pensar sobre las posibilidades. Lo cierto es que este tipo de relaciones puede ser tan divertida como peligrosa, así que es necesario reflexionar qué tan saludable sería para ti.

Ser amigos con derechos es un acuerdo entre dos personas que se atraen físicamente y se tienen cariño, pero no están interesados en llegar a una relación amorosa tradicional, por lo que proponen mantener la amistad y gozar de beneficios adicionales como el de tener encuentros sexuales. Es algo similar a una relación abierta y llega a ser habitual entre algunas ex parejas.

¿Sexo sin compromiso? Pues sí, básicamente es eso. Sin embargo, siempre existe el riesgo de que en el camino una de las partes pierda el rumbo, sintiendo confusión, celos o la falsa idea de que el tiempo les llevará a una verdadera relación de amor.

Los requisitos que exige un acuerdo de amigos con derechos pueden llegar a ser perjudiciales, porque se convierte en una historia oculta donde se resta importancia a los sentimientos, no hay detalles románticos, predomina el sexo sin amor, hay constantes infidelidades y por si fuese poco: cero explicaciones.

Por qué una relación de amigos con derechos puede ser perjudicial

Sexo sin compromiso… ¿hasta dónde funciona?

1

Es el mayor empuje que tiene la decisión de ser el amigo con derechos de alguien: la frecuente satisfacción sexual. ¿Pero hasta cuándo puede durar?

Cuando el tiempo avanza, el cuerpo y las emociones comienzan a exigir exclusividad, fidelidad, compromiso y atenciones, detalles que no forman parte de este tipo de relaciones.

Puede despertar celos desmedidos

2

Al ser solo “amigos” cada uno tendría derecho a salir con alguien más e incluso relacionarse, dependiendo de las reglas que se hayan acordado inicialmente, pero estas tienden a quebrarse.

Al ver a esa persona involucrándose con otra puedes comenzar a acumular reacciones de celos que estallan en el peor momento. Esto va creando inestabilidad emocional, dependencia y confusiones sobre el significado del amor.

No tienes importancia públicamente

3

Tener un amigo con derechos implica que se oculten de los demás, fingiendo que nada ocurre entre ustedes e incluso omitiendo compartir en redes sociales para no levantar sospechas.

Esto va lastimando tu amor propio, ya que públicamente para esa persona no eres nadie importante, solo una amistad con la que se “divierten” sexualmente, dividiendo cuentas y manteniendo constante distancia cuando alguien más está cerca. Con el tiempo, esta situación daña tu autoestima.

Riesgo de enfermedades de transmisión sexual

4

Al ser una relación abierta, donde ambos pueden salir y mantener relaciones íntimas con otras personas, el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual cuando se vayan a la cama siempre estará allí.

Pierdes posibilidades de establecer una verdadera relación amorosa

5

Uno de los pactos más frecuentes de los amigos con derechos es prohibir que se enamoren de alguien más. Lógico, porque se perdería el interés por el tipo de relación que han acordado.

Sin embargo, aceptar estos requisitos por el simple hecho de tener sexo sin compromiso, que al final es la base de todo, te priva de hallar una pareja que pueda ofrecerte una relación amorosa, verdadera y duradera.

Esto sin contar que sea tu amigo con derecho quien rompa la regla, se enamore de otra persona y te abandone.

En esta nota

problemas de pareja

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain