Cómo saber si mi hijo tiene síndrome de Down en el embarazo

Luego analizar la sangre materna y verificar las probabilidades de síndrome de Down, hay tres estudios médicos para determinar con precisión si el bebé nacerá con la condición

síndrome de Down en el embarazo

La cara aplanada, ojos achinados y la lengua que tiende a salirse de la boca son características físicas del síndrome de Down. Foto: Freepik

Después del riesgo de perder definitivamente a su bebé, que nazca con síndrome de Down es uno de los temores más comprensibles para una madre embarazada. Siendo una de las variantes géneticas más comunes, esta condición ocurre cuando hay una copia extra del cromosoma 21 (trisomía 21), que de acuerdo a los expertos causa problemas en la forma cómo se desarrolla el cuerpo y el cerebro.

Aunque la noticia médica suele ser impactante, detectar el síndrome de Down en el embarazo también es una ventaja para que los padres del niño o niña se preparen para su crianza y educación especial.

El estudio consiste en determinar el riesgo de alguna enfermedad cromosómica, a partir del ADN libre fetal que se encuentra en la sangre materna, reseñó Clínica Alemana. Una vez que este examen arroje altas probabilidades, el siguiente paso es practicar una evaluación citogénica del feto. Esta se obtiene por una biopsia o a través del líquido amniótico.

Cabe destacar que a través de una ecografía, observando la parte posterior del cuello del feto, los profesionales de la salud también pueden obtener algunas señales.

Una vez que se combinan las investigaciones, los médicos podrán identificar en un 95% de acierto si el bebé nacerá con Síndrome de Down. Asimismo, los análisis se realiza en el primer trimestre de la gestación (entre las semanas 11 y 14) y en el inicio del segundo.

3 estudios en el embarazo para saber si tu hijo tiene Síndrome de Down

Amniocentesis

1

Consiste en una toma de muestra del líquido amniótico, el cual rodea y protege el feto. El momento del embarazo para realizarlo es entre las semanas 15 y 20, detalle Medline Plus.

Para dicho estudio, la mujer embarazada debe acostarse boca arriba en una mesa de exploración. Luego el médico moverá el dispositivo de ultrasonido (ecografía) sobre el abdomen para recopilar información sobre la posición del útero, la placenta y el bebé.

Una vez que obtenga los datos, introduce una aguja en el abdomen para extraer la muestra de líquido amniótico.

Muestra de vellosidades coriónicas

2

Siguiendo el mismo procedimiento que en la amniocentesis, desde la posición y la ecografía, ahora el especialista buscará recolectar células de la placenta.

Para obtener la muestra de vellosidades coriónicas, el profesional de la salud puede introducir nuevamente una aguja en el abdomen, o a través del cuello uterino, con un tubo delgado llamado catéteter.

Muestra percutánea de sangre

3

Recostada la madre en la posición correcta y aplicando el ultrasonido, ahora el médico intentará ubicar el cordón umbilical e insertar una aguja para extraer una muestra de sangre.

Este el examen más preciso para detectar el síndrome de Down en el embarazo, pero para su efectividad los expertos recomiendan realizarlo entre las semanas 18 y 22.

Los estudios para diagnositicar esta condición durante la gestación no requieren de alguna preparación previa por parte de la madre. Todos los exámenes son generalmente seguros, sin embargo, arrojan un muy bajo riesgo de aborto espontáneo. Lo más recomendable en estos casos es que la madre consulte al médico para evaluar su estado y dictminar si puede prácticarselos.

En esta nota

embarazo y lactancia salud mental

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain