¿Puede mi bebé nacer con autismo si recibo una epidural durante el parto? Expertos lo aclaran

Para determinar si efectivamente existe el vínculo entra la epidural y un diagnóstico de autismo, los investigadores analizaron a más de 120 mil niños, además de los hábitos de la madre, los genes y su salud previa al embarazo

epidural durante el parto

La inyección epidural es administrada para aliviar los dolores de la parturienta. Foto: Freepik

Debido a los fuertes dolores que experimentan las mujeres durante un trabajo de parto, los médicos suelen administrar la anestesia epidural, que consiste en una inyección de anestesial local en el espacio epidural alrededor de la médula espinal. Anteriormente un estudio sugirió que esta práctica eleva el riesgo de que los bebés puedan presentar complicaciones y una de ellas es nacer con autismo.

Sin embargo, investigadores de Stanford Medicine retomaron el análisis de los efectos secundario que podría ocasionar este método y, según publicó Consumer Affairs, la epidural no está relacionada con una mayor probabilidad de que un niño desarrolle el trastorno autista al nacer.

Tras el hallazgo, que se opone directamente al antiguo estudio, el equipo de científicos explicó a las mujeres embarazadas que no debe preocuparse por complicaciones en sus bebés y que por el contrario la epidural permite que el trabajo de parto sea los más llevadero posible en cuanto al dolor.

La doctora Elizabeth Wall-Wieler, profesora del Departamento de Ciencias de la Salud Comunitaria de la Universidad de Manitoba, en Canadá, afirmó que “la epidural es el estándar de todo en el manejo de dolor de parto”. Siendo partícipe de la investigación, la experta reiteró que “es el medio más eficaz” para aliviar las molestias y que “las complicaciones graves son poco frecuentes”.

La relación entre la epidural y el autismo se estudió en más de 120,000 niños

Para poder comprender si realmente existe una relación entre la inyección epidural y un diagnóstico posterior de autismo, el equipo de investigación analizó los datos de 123,000 niños nacidos Manitoba, pero en menos del 40% de los casos las parturientas recibieron la anestesia.

Luego del estudio descubrieron que poco más del 2% de los niños nacieron con autismo, tras un parto donde se aplicó la epidural. Sin embargo, también se determinó que poco menos del 2% de los recién nacidos fueron diagnosticados con el trastorno, pese a que su madre no recibió la inyección.

Diferencias con el antiguo estudio

Respecto a la investigación anterior, proveniente de California y que “identificó” un vínculo entre la epidural y el autismo, los científicos señalaron que carecía de un análisis de factores externos que también pueden afectar el desarrollo cerebral del bebé y desencadenar la enfermedad.

Para este nuevo hallazgo, los expertos analizaron otros malos hábitos como tabaquismo, consumo de alcohol, de drogas, sufrimiento fetal durante el trabajo de parto, el estado de salud previo al embarazo, incluso la información genética. Solo después de verificar todas estas evidencias, concluyeron en que la epidural no representa un riesgo significativo.

Desde Stanford Medicine, los científicos animaron a las mujeres a que confíen en sus decisiones y las de sus médicos en función de las necesidades del parto, sin preocuparse en que el desarrollo de los bebés se vea afectado.

El doctor Alexander Butwick reiteró que el hallazgo “es más sólido que el anterior porque se tomaron en cuenta las limitaciones que tenían”. Finalmente insistió en que la epidural “sigue siendo un medio eficaz y bien establecido para aliviar el dolor durante el parto”.

En esta nota

embarazo y lactancia prevención de enfermedades

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain