Por qué la palabra “deberías” es un asesino en las relaciones

Cuando hay mala comunicación con la pareja y no se expresan oportunamente las necesidades o las expectativas que se tienen mutuamente ocurren los malos entendidos, en medio de los cuales se esgrime una palabra que puede ser una asesina de relaciones: “deberías”

deberías asesino en las relaciones

Esta conjugación del verbo “deber” es lo peor que puedes decirle a tu pareja e incluso a ti mismo, de acuerdo con el doctor en Psicología, Jeffrey Bernstein, ya que muchos pensamientos tóxicos comienzan con “debería” y a la larga pueden pasar factura. Crédito: Shutterstock

Las relaciones de pareja se cultivan, como cualquier otro tipo de relación. Se trata de tener acciones, gestos, palabras, intercambios que generen intimidad y reconozcan al otro de manera esencial y tienda puentes para mantener una comunicación fluida.

Sin embargo, cuando hay mala comunicación y no se expresan oportunamente las necesidades o las expectativas que se tienen mutuamente ocurren los malos entendidos, en medio de los cuales se esgrime una palabra que puede ser una asesina de relaciones: “deberías”.

Esta conjugación del verbo “deber” es lo peor que puedes decirle a tu pareja e incluso a ti mismo, de acuerdo con el doctor en Psicología, Jeffrey Bernstein, quien tiene más de 30 años de experiencia brindando asesoramiento y entrenamiento a niños, adolescentes, parejas y familias.

Bernstein explica en su artículo al portal Psychology Today que la palabra “debería” engendra una dinámica de control y juicio.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

“Pensar ‘debería’ acerca de alguien a quien amas, o ser el receptor de un ‘deberías’, crea energía negativa y resentimiento. Con el tiempo, este ‘deber’ de su pareja puede volverse tóxico para tu relación”

Jeffrey Bernstein Doctor en Psicología

El especialista expone que muchos pensamientos tóxicos comienzan con “debería” y a la larga pueden pasar factura a las relaciones.

“Incluso si pensamos que solo lo estamos haciendo en la privacidad de nuestras mentes, estos pensamientos pueden manifestarse en nuestro tono o acciones”

Jeffrey Bernstein Doctor en Psicología

Propone cambiar el enfoque del “debería” por “me gustaría”:

  • “Deberías saber cómo me siento”, es diferente al enfoque de: “me gustaría que me escucharas sobre esto”.
  • O en lugar de, “no deberías mencionar eso”, intenta cambiarlo por: “me gustaría considerar lo que estás diciendo. Por favor, déjame pensar un momento antes de responder”.

Sigue leyendo:

En esta nota

problemas de pareja

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain