Pedir a tu hijo colaboración en las tareas de mantenimiento y limpieza del hogar mejoraría su función cerebral

Un estudio de la Universidad La Trobe señaló que delegar algunas tareas del oficio en los pequeños les ayuda a desarrollar mejores funciones ejecutivas, como la planificación, la autorregulación, el cambio de tareas y recordar instrucciones

Pedir a tu hijo colaboración en las tareas de mantenimiento

En el estudio, los niños con mayor memoria de trabajo y la inhibición, es decir, la capacidad de pensar antes de actuar, fueron aquellos a los que se les asignaban tareas en el hogar. Crédito: Shutterstock

Pedir a tu hijo colaboración en las tareas de mantenimiento y limpieza del hogar mejoraría su función cerebral, indicó un estudio de la Universidad La Trobe, en Victoria, Australia.

La investigación, publicada en Australian Occupational Therapy, afirmó que delegar algunas tareas del oficio en los pequeños les ayuda a desarrollar mejores funciones ejecutivas, como la planificación, la autorregulación, el cambio de tareas y recordar instrucciones.

La autora principal del estudio, la candidata doctoral Deanna Tepper, dijo que las intervenciones que incorporan actividades similares a las tareas del hogar, como cocinar o cuidar el jardín, pueden ser particularmente beneficiosas.

Expuso que los padres pueden adaptar las tareas del hogar a la edad de sus pequeños en función de que sean capaces de cumplirlas.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

“Los niños que cocinan una comida familiar o limpian el jardín con regularidad pueden tener más probabilidades de sobresalir en otros aspectos de la vida, como el trabajo escolar o la resolución de problemas”

Para el estudio, los científicos analizaron a los padres y tutores de 207 niños de entre 5 y 13 años de edad durante el año 2020. Se les pidió que completaran cuestionarios sobre la cantidad de tareas que sus hijos completaban diariamente y la función ejecutiva de sus hijos.

Controlando los factores de la edad, el género y la presencia o ausencia de una discapacidad, notaron que los niños con mayor memoria de trabajo y la inhibición, es decir, la capacidad de pensar antes de actuar, fueron aquellos a los que se les asignaban tareas.

Las tareas en las que participaban los pequeños eran relativas al cuidado personal, como prepararse una comida, y las tareas de cuidado familiar, como preparar una comida para otra persona.

Se trata del primer estudio que analiza la asociación entre las tareas regulares y el desarrollo cognitivo infantil, particularmente las funciones ejecutivas.

Tepper explicó que estas habilidades comienzan a desarrollarse en la primera infancia y continúan desarrollándose en la adolescencia tardía y la edad adulta temprana.

“Las deficiencias o los retrasos en el desarrollo del funcionamiento ejecutivo pueden provocar dificultades en la capacidad de autorregulación, planificación y resolución de problemas en la edad adulta, lo que tiene implicaciones más adelante en la vida sobre el rendimiento en lectura y la capacidad matemática, así como en la predicción del rendimiento académico general en la niñez posterior”

También te puede interesar:

En esta nota

crianza de los hijos

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain