COVID: por qué ir al gimnasio es el escenario más peligroso para infectarte

Tras medir las respiraciones y partículas emitidas por personas que hacían ejercicios de alta intensidad, un estudio de una universidad alemana explicó por qué ir a un gimnasio implica un mayor riesgo de contraer COVID

COVID

Un experto en enfermedades infecciosas de Boston afirmó que actualmente asistir a un gimnasio es una "propuesta de alto riesgo" por COVID-19. Crédito: Shutterstock

En agosto de 2021 la doctora Leana Wen, médica de urgencias y profesora de gestión sanitaria en la Universidad George Washington, explicó qué tan riesgoso es ir a un restaurante, al gimnasio o viajar si estás vacunado contra el COVID-19. Sin embargo, un nuevo estudio demostró que el gimnasio y cualquier otro espacio cerrado donde se practique actividad física es el ambiente más peligroso para infectarte.

De acuerdo a la investigación realizada por científicos alemanes, y publicada el 23 de mayo en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), cuando las personas respiran más rápido y más profundamente, existe una fuente importante de transmisión de COVID-19.

El experimento arrojó que las personas emiten 132 veces más aerosoles por minuto durante el ejercicio de alta intensidad, que cuando están en reposo. Según los investigadores, esto aumenta significativamente el riesgo de que una persona contraiga el virus.

En números más precisos, los participantes del estudio emitieron un promedio de 580 partículas por minuto con ejercicios de baja intensidad. Pero cuando estas sesiones de actividad física aumentaron gradualmente su intensidad hasta que las personas quedaron exhaustas, emitieron 76,200 partículas por minuto, una diferencia incalculable.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Los investigadores también aclararon que el experimento tuvo algunas limitaciones, como por ejemplo: el temaño de la muestra (16 personas) y que ninguno de los voluntarios estaba infectado por COVID-19. Sin embargo, utilizar individuos portadores del virus podría arrojar problemas de salud que contradicen la ética del estudio.

La estructura y normativas del gimnasio elevan o reducen el riesgo de COVID

Esta es una consideración que sostuvo el doctor Thomas Allison, director de los Laboratorios de Pruebas de Ejercicio Cardiopulmonar de Mayo Clinic. En este sentido, explicó que las políticas y la configuración correcta de un gimnasio pueden ayudar a que te sientas más seguro.

Destacó que “la cantidad de espacio por persona” es fundamental, siendo más convenientes los lugares grandes y con techos altos, lo que da más espacio al aire. También son imprescindibles los requisitos de vacunación, una medición profesional del flujo del aire y la instalación de filtros. El experto reconoce que una mascarillas N95 durante un ejercicio de alta intensidad no es tan práctico.

Por su parte el doctor Henning Wackerhage, profesor de biología en la Technische Universität de Münich y coautor de la investigación, dio más detalles que demuestran que el estudio estuvo bien pensado.

Describió que cada uno de los 16 participantes, mientras hacían ejercicio en una bicicleta estacionaria, respiró aire limpio a través de una máscara facial de silicona y exhaló el aire en una bolsa de plástico. Este método permitió obtener resultados más fiables sobre las partículas emitidas.

El doctor Michael Klompas, especialista en enfermedades infecciosas del Brigham and Women’s Hospital, analizó el estudio alemán y recopiló un detalle interesante: las personas más fornias y que tienen mayor experiencia en ejercicios de alta intensidad emitieron un 85% más aerosoles que otros participantes del entrenamiento.

Explicó que esta diferencia se basa en que las personas vuelven más eficientes para mover grandes cantidades de aire. “Hacen que sus músculos hagan una enorme cantidad de trabajo, y necesitan apoyar eso dándoles enormes cantidades de oxígeno y ayudando a eliminar los productos de desecho”, detalló.

Finalmente expresó que la decisión de asistir a un gimnasio es personal, indistintamente de las normativas del lugar o del estatus de vacunación. “Si no está dispuesto a contraer COVID, no vaya. En un momento como ahora, cuando hay mucho COVID, es una propuesta de alto riesgo”, soltó.

Te puede interesar:

En esta nota

COVID

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain