Enfermedad de Lyme: cómo eliminar y prevenir las garrapatas en mi perro

Según la FDA, la enfermedad de Lyme transmitida por garrapatas puede provocarle síntomas muy molestos a tu perro, y en casos graves lo complica mortalmente. Te explicamos cómo eliminar y prevenir estos detestables ácaros

Enfermedad de Lyme

Revisar el pelaje de tu perro todos los días es fundamental para eliminar la posible acumulación de garrapatas, sobre todo cuando juegan en espacios abiertos. Crédito: Shutterstock

De acuerdo a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos, la enfermedad de Lyme es una patología que transmiten las garrapatas del tipo Ixodes, infectadas a su vez por la bacteria Borrelia burgdorferi. Si bien los seres humanos son propensos a contraerla, los perros son víctimas potenciales debido a su pelaje y hábitos dentro y fuera de la casa.

La FDA sugiere que los síntomas más comunes de la enfermedad de Lyme en perros son: articulaciones inflamadas, cojera, fiebre y pérdida de apetito. En los casos más graves presentan una insuficiencia renal que puede ser mortal.

Sin embargo, la buena noticia es que siempre hay formas de eliminar las garrapatas y prevenir su aparición, en tu perro y en casa. Si se trata del hogar, existen varios remedios caseros para expulsarlas.

Cómo eliminar las garrapatas en tu perro

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

De acuerdo a los expertos de Purina, una de las principales pautas para detectar las garrapatas es que estés atento al comportamiento e higiene de tu perro. Cuando se rascan demasiado es un síntoma claro de que podría estar infestado.

En este sentido, es necesario que bañes a tu canino con la debida frecuencia, a menos que se trate de un cachorrito. El doctor Alfonso Risoto Sánchez, veterinario y coopropietario de la clínica veterinaria Akos CB, en la provincia de Burgos, España, explica: “Los baños en los cachorros que aún no han terminado su calendario de vacunación hay que evitarlos, siempre que estos puedan ser la causa de un enfriamiento en el animal”.

Otro paso correcto es que revises diariamente el pelaje de tu amigo peludo cuando lo cepillas, sobre todo cuando ha pasado algunas horas en espacios al aire libre.

La garrapata se aprecia como una pequeña protuberancia o como si se tratase de un lunar grande o una verruga en la piel de tu perro. Por lo general son marrones y amarillas o negras con manchas blancas. Si notas que es muy grande significa que tiene varios días alimentándose de la sangre de tu mascota.

Estos ácaros puedes retirarlos directamente con la mano, siempre utilizando guantes, o tal vez con unas pinzas de fácil manejo. Toma en cuenta que la garrapata se sostiene muy fuerte de la piel, pero no debes partirla en dos, ya que puede liberar sustancias que producen enfermedades.

Si no te sientes seguro sobre cómo eliminar las garrapatas en tu perro, siempre puedes llevarlo con un veterinario certificado y especializado.

¿Y cómo prevenir las garrapatas en tu perro?

Esto se logra a través de dos pasos clave:

Eliminar espacios de reproducción

1

Además de mantener una óptima limpieza en casa, al menos en los espacios básicos, podrás evitar la propagación de ácaros como las garrapatas, incluso otros virus y bacterias.

Pero para mantener alejadas las garrapatas, particularmente, es fundamental que tus espacios verdes estén bien controlados. Es decir, jardín, terraza y otros espacios del hogar donde haya flores o arbustos.

Aplica recursos de protección y prevención

2

Son todos los productos que puedes darle a tu perro para que esté protegido de las garrapatas. Según el doctor Sánchez Risoto, los collares, pipetas y pastillas son tratamientos fáciles de conseguir y muy efectivos para alejar a estos parásitos.

Lo único que debes tomar en cuenta es que se trate de productos reales, seguros y si es posible bajo prescripción de un médico veterinario.

Te puede interesar:

En esta nota

cuidar tus mascotas

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain