6 cosas que debes hacer para lucir una piel radiante y saludable

Lucir una piel radiante y saludable no es solamente cuestión de genética, sino de hábitos. Te decimos 6 que debes incorporar a tu rutina sin importar qué tipo de piel tienes, aunque sí seleccionando los productos adecuados para ella

piel luminosa, Estar Mejor

Es un mito pensar que solo las pieles secas requieren hidratación. Todos los rostros deben hidratarse con alguna crema o gel que se corresponda al tipo de piel. Crédito: Shutterstock

El rostros es la carta de presentación que tenemos con el mundo, lucir una piel radiante y saludable no es solamente cuestión de genética, sino de hábitos. Te decimos 6 cosas que debes hacer para tenerla.

Antes que todo es primordial saber cuál es tu tipo de piel: seca, mixta, grasa o normal, además de conocer si es sensible o no. Con base en esa información podrás seleccionar los productos y las rutinas más adecuadas para ti.

Si no es muy evidente, puede ser de gran ayuda visitar a un experto en dermatología que pueda ayudarte a determinarlo, además que podrá responder a tus necesidades específicas.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Sin embargo, hay 6 cosas que siempre debes hacer para lucir una piel radiante y saludable sin importar qué tipo de piel tienes, aunque sí seleccionando los productos adecuados para ella.

Limpia tu rostro

1

El rostro se debe limpiar todos los días al levantarte y al volver a la cama, por lo menos. Si no usas maquillaje, no es excusa, debes lavarte el rostro. Si lo usas, lo recomendable es hacer doble limpieza, con agua micelar para desmaquillar y luego tu jabón de rutina.

Seleccionar el jabón que corresponda a tu tipo de piel es fundamental. Por favor, no uses el mismo jabón de tu cuerpo en la cara. Así no funciona.

Si haces ejercicio, montas bicicleta o manejas moto, considera lavar tu rostro después de esas actividades.

Hidrata tu carita

2

Es un mito pensar que solo las pieles secas requieren hidratación. Todos los rostros deben hidratarse con alguna crema o gel que se corresponda al tipo de piel.

Este paso te ayudará a reparar la película hidrolipídica que cubre la epidermis y lucir una piel atractiva y sana.

Usa protector solar

3

Después de lavar e hidratar tu carita debes ponerte protector solar, todos los días. Sí, así sea que decidas salir o te quedes en casa.

El protector solar es reconocido por los dermatólogos como la mejor crema antienvejecimiento y está comprobado que el uso diario de un protector solar de amplio espectro facial puede revertir visiblemente los signos del fotodaño existente.

Ten una alimentación balanceada

4

Lo que comes se refleja en tu piel. Lo más evidente es cuando acudes a las golosinas y te salen brotes de espinillas, pero también la luminosidad de tu rostro se ve afectada.

Incluye en tu dieta diaria proteínas, legumbres, frutas y verduras ricas en vitaminas y antioxidantes, e igualmente, trata de consumir frutas y verduras en crudo para aprovechar todos sus nutrientes.

Los frutos secos son perfectos para incluirlos en tu dieta porque además de ser deliciosos le aportan muchos beneficios a tu cuerpo.

Bájale al estrés

5

El nivel de estrés que llevas en tu vida cotidiana se refleja en tu piel, puede generar desbalances hormonales y se notará. Así que bájale.

Haz actividades al aire libre, ejercítate. La relajación a través de disciplinas como el yoga y la meditación, la música y en general las cosas que disfrutas hacer te harán sentir menos impregnado de cortisol.

Considera la suplementación

6

Tomar ciertas vitaminas o minerales puede mejorar el aspecto de tu piel por los nutrientes que a lo mejor te hacen falta. Consulta con tu médico de cabecera o dermatólogo con cuál puedes comenzar de forma regular.

Estos productos no solo son suplementos dietéticos saludables, sino que también se producen con los componentes más limpios para ayudar a su cuerpo y mente a mantenerse en forma.

Uno muy conocido es el colágeno con vitamina C para combatir y prevenir los signos comunes del envejecimiento, como arrugas, pérdida de cabello, uñas quebradizas y dolor en las articulaciones.

Sigue leyendo:

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain