Subvariante BA.2 ya es dominante en Estados Unidos: representa casi el 55% de los nuevos casos de COVID

Según datos de los CDC, la subvariante BA.2 de Ómicron ya abarca la mayoría de los nuevos casos de COVID registrados en el país. Nueva Inglaterra, Nueva York y Nueva Jersey son los estados donde la cepa tiene mayor presencia

COVID

La subvariante BA.2 tiene un poder de contagio más elevado que la cepa original de Ómicron, pero es probable que no cause otra gran ola de infecciones. Crédito: Shutterstock

Estados Unidos atraviesa por una nueva realidad en la lucha contra el Coronavirus. La subvariante BA.2 de Ómicron ya representa casi el 55% de las infecciones por COVID-19 y es la nueva cepa dominante del país. Así lo informaron esta semana los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), de acuerdo a su base de datos.

A principios de febrero, esta subvariante apenas se presentaba en el 1% de los nuevos casos, y para el 16 de marzo ya abarcaba el 25% de los contagios. Esto significa que su propagación ha sido vertiginosa, tal como lo pronosticaron los expertos en salud pública, a causa de su alto poder de transmisión.

El doctor Scott Gotlieb, ex jefe de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y actual miembro de la junta para la fabricación de vacunas de Pfizer, señaló hace dos semanas que también se espera “algún repunte” de casos por la subvariante BA.2, pero “no una gran ola de infección”.

Antes de pasar a ser dominante en Estados Unidos, la cepa ya provocó un aumento de infecciones en Europa. La Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, una de las naciones más afectadas en las últimas semanas, afirmó que BA.2 “se propaga aproximadamente un 75% más rápido”, en comparación con BA.1 (Ómicron original).

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

La subvariante BA.2 representa el 70% de las infecciones por COVID en Nueva York

Según indican los CDC, en los estados de Nueva York y Nueva Jersey la subvariante BA.2 de Ómicron ya tomó el 70% de los casos de COVID secuenciados. Solo por delante está Nueva Inglaterra, con el 73%.

Al analizar el curso de la pandemia en Estados Unidos, la zona noreste del país se ha convertido en el epicentro de nuevas variantas e infecciones, siendo un presagio de lo que deberá enfrentar el resto de la nación.

Pero tal como lo mencionó el doctor Scott Gottlieb, este “repunte” no significa que habrá una “gran ola” como la que originó Ómicron entre diciembre y enero.

Según datos que maneja la Universidad Johns Hopkins, desde el ‘peak’ de Ómicron (802,000 casos el 15 de eneoer) hasta la fecha, las nuevas infecciones en Estados unidos se han desplomado en un 96%. Asimismo, las hospitalizaciones cayeron un 92%.

Y esa tendencia a la baja seguirá manteniéndose, de acuerdo al doctor Ali Mokdad, un epidemiólogo del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington. En este sentido, el experto mencionó que los casos de COVID-19 continuarán disminuyendo durante la primavera y el verano, gracias a la inmunidad generalizada que ahora poseen los estadounidenses.

Sin embargo, el doctor Mokdad advirtió que en el próximo invierno podría haber un nuevo aumento, a medida que se reduce la protección de las vacunas. Pero la solución estaría en una cuarta dosis o segunda vacuna de refuerzo de Pfizer y Moderna, que esta semana fue aprobado por la FDA para su aplicación en adultos mayores de 50 años y los inmunodeprimidos.

Te puede interesar:

En esta nota

COVID

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain