Cómo limpiar las estufas de gas de tu cocina con bicarbonato de sodio

No te imaginas la suciedad que se esconde debajo y dentro de las estufas de gas de tu cocina, así que no olvides limpiarlas. Y para cumplir el trabajo, una mezcla de bicarbonato de sodio y agua será tu mejor aliado

Cómo limpiar las estufas de gas

Utiliza guantes de limpieza para esta tarea, ya que debajo de las estufas se acumula un polvo que mancha. Crédito: Freepik

Tu cocina luce reluciente, en orden y con aroma a frutas cítricas… ¡Qué delicia! Pero espera, porque hay un espacio que seguro olvidaste limpiar y son las estufas de gas. También llamadas hornillas o quemadores, no te imaginas toda la suciedad que se esconde dentro de ellos: restos de comida, fósforos, polvo, agua y hasta raspados de sartenes que se desprenden con el fuego.

Así que antes decir que todo está listo vamos a echarle un vistazo a las estufas, que deberás limpiarlas dependiendo del tipo de cocina que tienes. Hay quemadores que pueden desarmarse y trabajarlas por parte, pero hay otras donde no es posible y tienes que aplicar un método distinto.

Y el aliado perfecto para tu tarea de limpieza será el bicarbonato de sodio. Esta maravillosa sustancia tiene múltiples usos dentro del hogar, incluso es fenomenal para reparar las ollas quemadas.

Vamos a limpiar las estufas de gas con bicarbonato de sodio

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Si puedes desearmar las estufas

Lo primero que deberás hacer es elaborar una pasta con media taza de bicarbonato de sodio y agregando tres cucharadas de agua. Una vez lista la mezcla, procedemos a desarmar las estufas.

1. Quita las piezas extraíbles poniéndolas en un lugar seguro y recordando cómo se ensamblan nuevamente.

2. Remoja las rejillas y las cubiertas con la solución del bicarbonato de sodio. Puedes incluso emplear un cepillo de dientes en desuso para hacer una limpieza más precisa.

3. Ahora en el área donde van las piezas extiende un poco de la pasta y deja reposar por al menos una hora. Recuerda que debes limpiar de forma superficial y nunca directamente en el conducto donde sale el fuego.

4. Pasado el tiempo, retira la pasta con el mismo cepillo humedecido y finalmente arma la estufa. Espera unos segundos para que todo se seque y enciende el quemador para comprobar que todo quedó en perfectas condiciones.

Debido a que las estufas sueltan un polvillo negro que mancha tus manos y la ropa, te recomendamos utilizar guantes para esta limpieza.

Si no puedes quitar las estufas

2

En este caso inicia repitiendo la misma operación: prepara media taza de bicarbonato de sodio con tres cucharadas de agua para formar la pasta. Ahora sigue estos pasos:

1. Extiende la mezca sobre la estufa y deja reposar duranta al menos una hora y si las rejillas están apelmazadas, también aplicar en esa zona, reseña Well and Good.

2. Cuando se cumpla el tiempo retira la pasta de la misma forma que lo hiciste con las estufas desarmables, empleando un cepillo de dientes que te ofrezca precisión.

3. Si aún quedan algunos residuos puedes aplicar un poco de grasa de fácil retiro o también vinagre blanco que puedes rociar con un pulverizador.

4. Finalmente utiliza un paño para remover cualquier humedad y al cabo de unos segundos enciende la estufa para que el mismo fuego termine de secar.

No olvides emplear unos aguantes para no mancharte de suciedad ni con los ingredientes empleados.

También te puede interesar: Cómo hacer tu propio jabón lavaplatos con bicarbonato, limón y vinagre

En esta nota

limpieza del hogar

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain