Hay una fuga de gas en casa: qué debo hacer para evitar un accidente

Saber cómo actuar ante una fuga de gas es fundamental para tu protección y la de tu familia. Mantén la calma si te encuentras con el episodio, pues solo así podrás controlar la situación

fuga de gas

Dejar un quemador de la cocina abierto es uno de los descuidos más frecuentes que provoca una fuga de gas. Crédito: Freepik

La fuga de gas es uno de los problemas domésticos más comunes que pueden ocurrir en casa, debido a un descuido propio o quizás un desperfecto en la tubería o el tanque que surte el combustible a la cocina y el calefont. Seguramente en algunas noticias has visto escenarios dramáticos, con estallidos y víctimas fatales, pero esto ocurre cuando hay una acumulación de gases contundente.

Saber qué hacer o cómo actuar ante una fuga de gas es fundamental para tu protección y la de tu familia, pero también es imprescindible aprender a evitarla. Contar con un tanque en buen estado y un sistema bien instalado (regulador, flexible y otros materiales) reduce significativamente el riesgo de afrontar un episodio de esta naturaleza.

También te puede interesar: ¿Puede ser tóxico encender incienso en casa?

Asimismo, hay que vigilar que las hornillas de tu cocina estén apagadas cuando no se utilizan, sobre todo si hay niños en casa que puedan moverlas. Y otro truco que no falla es tener un pulverizador lleno con agua jabonosa, ya que al apuntarlo en el sitio específico de la fuga, el líquido hará burbujas y te ayudará a detectar el problema.

Por último, el olor a gas es inconfundible, así que confía en tu olfato para identificarlo. Pero ten cuidado al exponerte, porque inhalar una gran cantidad produce dolor de cabeza, náuseas y mareos.

Qué debo hacer ante una fuga de gas (y qué no)

Abrir las puertas y ventanas: SÍ

1

Si estás en casa o vas llegando y te encuentras con un penetrante olor a gas es porque hay una fuga. Mantener la calma es crucial si deseas controlar la situación, así que comienza por abrir todas las ventanas y puertas de tu hogar, todas las que puedas, de modo que el combustible escape y se disipe con el aire.

Apaga la fuente que surte el gas: SÍ

2

Ve inmediatamente hasta la manija que abre y cierra la tubería o el interruptor del tanque. Una vez hecho, la fuente de gas está desactivada, sin embargo, el problema aún no está resuelto, porque falta determinar si efectivamente la fuga provenía desde allí. Revisa los quemadores de la cocina y el horno, incluyendo la manguera que traslada el combustible hasta el electrodoméstico. Mejor dicho, chequea todo.

Este paso debes hacerlo una vez que el gas se han ventilado por las puertas y ventanas, porque solo así no te expones al peligro de inhalar el tóxico.

Encender las luces: NO

3

Nunca actives los interruptores de luz ni utilices los teléfonos cuando hay una fuga de gas, porque las radiaciones eléctricas y las ondas electromagnéticas pueden detonar el combustible.

Si la fuga de gas ocurre por la noche y la casa está a oscuras, lo más conveniente es abandonar inmediatamente la propiedad y comunicarte con el servicio técnico especializado.

¿Debo llamar a un técnico si la fuga está controlada?

4

SÍ. A menos que el motivo haya sido un quemador de la cocina que estaba abierto, siempre es recomendable contactar al servicio técnico de la compañía que surte el gas en tu hogar.

Ya que se trata de un escenario delicado, es favorable que el especialista te visite para chequear todas las conexiones, tuberías y hábitos de uso. Aunque creamos ser muy cuidadosos, podríamos estar cometiendo algún error.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain