Por qué un cuarto de adolescentes estadounidenses necesitan de la pornografía para saber sobre sexualidad

A través de revistas e internet, los jóvenes recurren al contenido para adultos para aprender sobre relaciones sexuales, un método que distorsiona en lugar de educar

pornografía para aprender sexualidad

El consumo de pornografía puede crear adicciones y problemas de conducta en los jóvenes. Foto: Freepik

Un estudio a más de 1,000 adolescentes y adultos jóvenes arrojó resultados preocupantes en Estados Unidos. Debido a la falta de programas y acceso a la educación sexual, estos recurren a la pornografía para informarse sobre la sexualidad.

Emily Rothman, investigadora de salud pública de la Universidad de Boston, precisó que el problema principal radica en que solo 39 estados del país exigen la educación sexual, pero solo 17 de ellos la profundizan. El resto solo se basa en la educación de “abstinencia”.

Inseminación, relaciones sexuales, enfermedades de transmisión sexual, abstinencia y prevención de embarazos son algunos de los temas que la especialista considera vitales. Pero… ¿Y si no se les enseña a los jóvenes, cómo los aprenden? Esta es la pregunta que se formuló para examinarla junto a sus colegas.

Para dar con las fuentes de información a la que finalmente optan, Emily Rothman analizó datos de 600 adolescentes, entre 14 y 17 años, y de 666 adultos jóvenes, entre 18 y 24. El estudio consistió en responder preguntas sobre los métodos que aplican para aprender de sexo y si en alguna ocasión fueron educados por sus padres. También hablaron de sus experiencias privadas, en solitario y en pareja.

¿Cómo reciben información sobre sexualidad los adolescentes y adultos jóvenes de Estados Unidos?

La mayoría de los adolescentes sinceraron no recibir ningún tipo de enseñanza en sus instituciones, ni de sus padres, por lo que recurren a la televisión, revistas o Internet. Sin embargo, afirmaron sentir aprecio por las conversaciones honestas que podrían sostener con sus representantes.

Por su parte, el resultado del estudio entre los adultos jóvenes fue decepcionante. Una cuarta parte de este grupo afirmó que dependían principalmente de ver pornografía para aprender a tener relaciones sexuales. Pero el peor escenario se presentó en las mujeres entre 18 y 24 años, quienes en lugar de optar al contenido para adultos en Internet, aprendían frecuentemente sobre sexualidad sosteniéndola con sus novios.

La investigadora Emily Rothman también determinó la razón por la que la pornografía es una alternativa más recurrentre entre los adultos jóvenes. La razón responde al hecho de ya no vivir con sus padres, por lo que no tienen restricciones ni supervisión en el uso de internet.

La experta analizó que a medida que van creciendo, “los jóvenes se preparan para comenzar su vida sexual y buscan información más específica”, sobre técnicas, posiciones, métodos de placer e incluso cuántas veces a la semana es recomendable tener relaciones sexuales.

pornografía para aprender sexualidad
El estudio arrojó que las mujeres jóvenes aprenden frecuentemente sobre sexo, teniéndolo con sus parejas. Foto: Freepik

La pornografía no es un modelo de aprendizaje

De acuerdo al artículo publicado en Psychology Today, todavía existen páginas pornográficas que retratan un “sexo respetuoso” entre parejas. Sin embargo, no representa un modelo de aprendizaje para el comportamiento sexual ordinario.

Aunque lastimosamente el estudio indica que es la fuente de educación sexual más utilizada por los adultos jóvenes, se crea una distorsión entre lo que significa hacer el amor y la intimidad en pareja, e incluso les presenta distintos tipos de orientación sexual, causando confusiones.

Aprender sobre sexualidad también comprende habilidades sociales, donde deben desarrollar una comunicación basada en la atracción, técnicas de flirteo, percepción de señales amorosas y sobre todo cómo y cuándo establecer límites.

También se debe comprender las relaciones sexuales como un intercambio mutuo en cuanto al placer y la intervención de emociones, donde se experimenta la aceptación o el rechazo sin ser tomado como un insulto personal.

pornografía para aprender sexualidad
Aunque en menor proporción, las mujeres también tienden a consumir pornografía. Foto: Freepik

En esta nota

adicciones adolescencia

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain